El jueves tuve mi cita en FUCAM, ya que he tenido algunos padecimientos. ¿Qué es FUCAM?  FUCAM es una fundación de Cáncer de mama en la Ciudad de México, cuya misión es procurar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento especializado en cáncer de mama desde el año 2000. Es mi tercer cita esta vez, la primera fue la de “primera vez” para ver el motivo de consulta es decir explicar los padecimientos que he tenido, la segunda para los estudios y esta tercera para que te den el diagnóstico.

Asistir a un lugar como FUCAM es un escenario de sentimientos encontrados. El lugar está perfectamente ambientado en cuanto a instalaciones y plenamente organizado. Sólo puede entrar el paciente ya que no se permiten acompañantes. Decenas de mujeres acuden cada día a consulta o para tratamientos, estudios y cirugías. La primera vez que acudí, tenía nervios, hay varias salas de espera, todas ellas con muchas pacientes. Mujeres de todas las edades; desde jovencitas, mujeres adultas y ya mayores. Acuden mujeres que asisten por primera vez por alguna molestia en los senos o las que ya llevan tiempo y están en tratamiento. Las mujeres que reciben quimioterapia son las que más me han impactado, ya que asumen con buena actitud (no queda de otra) el padecimiento. También se ven pasar acompañadas de una enfermera a las mujeres que valientemente tienen que enfrentar la cirugía. Voltear a mirar a cada una y encontrar en su mirada un abrazo solidario como compañeras del mismo dolor. Se escuchan todo tipo de conversaciones con historias desde trágicas hasta las más triunfantes que sólo asisten a corroborar que siguen sin nada. En cada una existe incertidumbre y esa incertidumbre es la que acaba. El personal es muy cálido y los médicos son muy respetuosos y hasta amorosos. Creo que se necesita esa calidez para aminorar la molestia que implica un padecimiento de esa índole.

La espera se vuelve eterna y no queda más remedio que aguardar el turno, mientras el sonido del timbre de los turnos de la caja junto con los murmullos de las charlas inundan el ambiente; mujeres hablando entre sí o contestando una llamada, algunas más mandando mensajes, leyendo un libro, hojeando una revista, tejiendo, otras sólo observan como yo. El tiempo transcurre lento no así como la paciencia que combinada con la incertidumbre se torna en desesperación. El clima lluvioso de la ciudad no ayuda mucho en el ánimo. Escuchar tu nombre y saber que estas a minutos de recibir buenas o malas noticias. Cruzar la puerta a los consultorios y alejarte de ese murmullo implica que estas pasando por un momento muy serio que sólo es soportable por las risas nerviosas de las demás pacientes. La espera en el pasillo de los consultorios es menor en tiempo sin embargo transcurre de forma tortuosa y el miedo crece. Esas emociones encontradas finalmente se disipan ya dentro del consultorio.

Comienza el interrogatorio para descartar problemas heredo-familiares que puedan contribuir a un problema mayor y después de una pausa de segundos que yo percibir de minutos, me dice simplemente; Salió bien, me explica, me da una lista de recomendaciones y me incida que debo asistir en una año para chequeo. Pude sentir como el alma me regresaba al cuerpo, la angustia se esfumo y lance un suspiro de alivio (y para mis adentros un ¡Gracias a Dios!). La recomendación más reiterativa fue la de la autoexploración. El cáncer de mama cobra la vida de miles de mujeres en el mundo, sin embargo también miles se salvan si se detecta a tiempo. Me siento muy afortunada de no tener un padecimiento grave, pero es una realidad que la lección más grande que recibo esta vez (y de nuevo), es que la salud es muy vulnerable y que cualquier padecimiento no debe tomarse a la ligera. Además que es un deber cuidarse. Ahora estoy pensando en participar en la carrera anual que organiza la fundación en el mes de Octubre, nunca he sido muy deportista en mi vida, pero es una causa importante. Si alguien necesita información sobre los servicios que brinda esta fundación, lo podrán encontrar en la página: www.fucam.org.mx

Vistas: 3176

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Mariel García el junio 22, 2015 a las 8:56am

Qué fuerte experiencia, pero qué bella es la sororidad cuando se encuentra en lugares así. Gracias por compartirnos tu historia… Buen recordatorio para irnos a checar :)

Comentario de Renata Rodriguez el junio 21, 2015 a las 12:40pm

Niña, qué susto!  Que bueno que todo va bien.  Te mando un besote y un abrazo de alivio.

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Red Nacional de Refugios AC

¡La diamantina se quita, el daño a las víctimas no!

Hoy protestamos desde nuestros hogares, trabajos, escuelas y en las calles por el …Ver más
ayer
Entrada de blog de Erica Medina Serdán

¿Es Tristeza, Depresión o Psicosis Posparto?

Si acabas de tener un bebé (o alguien cercano a ti), te sientes mal y no estás disfrutando de la…Ver más
Jueves
Post de Red Nacional de Refugios AC
Miércoles
Entrada de blog de EVA VARONA

LOS MEMES EN INTERNET ¿REFLEJO DE LO QUE SOMOS Y SEREMOS?

Por: Eva VaronaEl uso de las redes sociales se ha vuelto un acto reflejo de nuestra sociedad.Nadie…Ver más
Ago 11

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio