Un príncipe azul

es caballeroso atento, educado, un romántico de primera que sube al cielo y baja la luna,

que cada amanecer pinta el nombre de la amada y en cada beso recita un poema.

Un príncipe azul luce genial,

bailar y flotar es sinónimo para él, escucha atento y siempre tiene una opinión,

cocina, canta y hasta cuenta chistes.

Es valiente y sus mejillas no conocen una lágrima,

vence cualquier obstáculo una muralla, molino de viento o una cucaracha.

Pero pensándolo mejor...

prefiero a un hombre sin color,

un príncipe nunca será del azul que quiero,

el príncipe siempre buscara la perfección,

y el hombre, él solo va a querer ser feliz.

El hombre sin color tendrá sus días y momentos,

será callado y obstinado, mal bailarín y poco festivo,

llorara con una película,

se prepara su propia comida, saldrá con los amigos y

simplemente te mirara a los ojos sin largos versos, extensos besos y te dirá lo mucho que te ama.

Escribí estas líneas reflexionando lo duró que es para los hombres tener que cumplir con el rol de príncipe azul, nosotras debemos ser las conquistadas, las que nos sorprendemos, las enamoradas, las que nos sonrojamos, y ellos deben hacer todo para hacernos cada segundo felices.

Si nos detenemos un segundo a ver cuál es la rutina en una cita él que se debe esforzar es el caballero, sin contar con que él debe pagar.

Una relación es de dos, aunque a veces yo misma cometo esos errores. Y sobre todo ya no vivimos en monarquías, somos una democracia, consensemos con nuestra pareja y disfrutemos cada momento.

  

 

@AngieConter

Vistas: 118

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio