Y entonces la vida sucede: te arranca lágrimas por razones que duelen sin previo aviso, te nubla la vista y el corazón un suceso que jamás consideraste posible que ocurriera… la respiración se atora entre un “lo siento” y el posible “jamás volveré a escuchar su voz”…

Saber que ella y él llevan, como tú, dolores y abandonos a cuestas no hace más fácil el camino; te anima –quizá, a seguir caminando, a seguir desviando la mirada de aquello que tanto duele para poner, en su lugar, una sonrisa fingida o al menos un gesto auténticamente indescifrable. Porque el dolor no se mide, porque de la soledad que el dolor causa no se escapa… Al menos no a voluntad sin sacar de ahí una que otra experiencia.

Y entonces, llega la calma. Así, inesperada, quieta y callada; te abraza, y en un acogedor silencio, te dice que todo pasa, que ningún dolor permanece y que tampoco ninguna alegría arrasa…

Y después, el silencio…

Vistas: 138

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Nuria de Espinosa

Pensáis igual?

Aunque he estado ausente, me gustaría que fuésemos más participativas colaborativas y…Ver más
Hace 18 horas
Nuria de Espinosa publicó fotos
Hace 19 horas
Maria Damaris Berrio Ruiz comentó en la foto de Nuria de Espinosa
Miniatura

Escritores Complutenses

"hola Nuria un placer enviarte este mensaje, es para mi un placer desde Colombia tenerte entre…"
Hace 19 horas
Maria Damaris Berrio Ruiz comentó sobre la publicación en el blog Presentándote de Mujeres Construyendo
"hola buenas tardes para todas mi nombre es Damaris soy agente educativa hace 13 años protejo…"
Hace 20 horas

© 2020   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio