Hace unos días me toco organizar el cumpleaños de mi hijo. 8 años y me quedo realmente sorprendida de lo rápido que ha crecido. Y no me refiero al aspecto físico, si no a la parte de como se va relacionando, como cambian sus gustos, y todo esa área que según mis recuerdos, mi generación adquirió a una edad mayor.

La tecnología vino a hacer que nuestros niños maduraran más rápido, y por ende perdieran esa ingenuidad que antes se conservava por mucho más tiempo.

Mi hijo como muchos, es fan de los videojuegos y lo lleve a una exposicion que montaron los soldados en el dia del niño, y me quede boquiabierta cuando me describió cada una de las armas que estaban en exhibición. Muy amable un soldado preguntó si queria que nos explicara como se usan y mi hijo dijo que no, que ya lo sabia. Estaba entre sentirme orgullosa por el conocimiento o temerosa. Admito que aún no decido al respecto.

En algun momento le dije "hijo, si de pronto aparece un ataque de zombies, estaré junto a tí para protegerme, pues por lo que he visto en los juegos, los matas a todos", me responde mirandome: Mamá, los zombies no existen, son solo video juegos "...Ahí es donde mi corazón me indicó que aún hay un "niño" en él.

Esa dualidad de ser niño y niño grande es lo que a veces me causa frustración , porque ya no gusta de mis besos marcados en la cara cuando me despido de él en la escuela, pero no quiere que lo deje dormir sin mi compañia.

Qué le vamos a hacer...por eso y mucho más lo quiero tanto....

 

 

 

 

Vistas: 280

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2023   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio