Es indudable que la educación hace una diferencia sustantiva no sólo en la calidad de vida de las niñas y las mujeres, sino en su futuro y en el desarrollo de los países.
Una mujer educada es un factor de cambio. ¿Por qué?
  • Porque tiene más opciones para decidir sobre su vida
  • Tiene posibilidad de abrirse camino y encontrar oportunidades en el ámbito laboral
  • Las opciones le permiten buscar alternativas y no aguantar violencia o situaciones que la vulneren
  • Su potencial y talento benefician a la economía y generan un círculo virtuoso de crecimiento

La realidad es, por otro lado, que el acceso a la educación es un derecho que no todas las mujeres y las niñas están en condiciones de ejercer y el costo de esta realidad sigue siendo muy alto para ellas y para los paíes. La buena noticias a nivel mundial es que la tasa de educación primaria promedio en el mundo es elevada y similar entre mujeres y hombres, sin embargo las diferencias entre países son abismales y se ven agudizadas por otros factores como la violencia, los matrimonios infantiles, la falta de salud, la cultura que privilegia que los hombres vayan a la escuela y no las niñas, la marginación.

Señala ONU Mujeres que "La educación es esencial para que las mujeres puedan alcanzar la igualdad de género y convertirse en agentes de cambio. Al mismo tiempo, las mujeres educadas benefician a las sociedades enteras. Contribuyen de modo sustancial a las economías prósperas y a mejorar la salud, la nutrición y la educación de sus familias."

Son muchas las acciones que aún faltan por tomarse para que el derecho a la educación de mujeres y niñas sea una realidad en el mundo. Existen, por lo pronto, 5 áreas sobre las cuales hay que prestar atención:

  1. Erradicación del analfabetismo
  2. Acceso universal a la enseñanza básica
  3. Logros en la educación superior
  4. Educación profesional, ciencia y tecnología
  5. Eliminación de la discriminación por motivos de género
A estas consideraciones, existe una que para nosotras, en Mujeres Construyendo, reviste una particular importancia: la educación digital de las mujeres. La brecha digital de género es en la actualidad, un factor que está determinando que muchas niñas y mujeres no puedan incorporarse a la economía del conocimiento y las está remitiendo a una marginación profunda.  Es central que las mujeres estén capacitadas para vivir y participar en la sociedad de la información.
"Debemos potenciar las cualidades democratizadoras y horizontales de las TIC. Es necesario pues promover la e-inclusión de las mujeres, esto sólo puede revertir en beneficios para las mujeres, para toda la sociedad, contribuyendo a la sostenibilidad del crecimiento económico, mejorando la empleabilidad de las mujeres, la cohesión social, la calidad de vida, acceso a los servicios privados y públicos, las oportunidades de participación social y política." (Fuente: Iguálate)
El acceso a internet es, hoy en día, una de las maneras de medir la pobreza en el mundo, y las mujeres son las principales afectadas.

Educar en TIC a las mujeres, por lo tanto, es hoy un imperativo para darles a las niñas y mujeres la posibilidad de participar en condiciones de igualdad en el mundo y forjarse un futuro que las considere. Lo contrario es destinarlas a un futuro que las excluya.
En este mes que se celebra el Día Mundial de Internet, queremos sumarnos a la conversación promoviendo su importancia y el efecto positivo que tiene en la educación de las mujeres y las niñas.
Twitter: @MConstruyendo
Instagram: @MujeresConstruyendo

Vistas: 53

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio