Estaba contando los días para que sucediera algo así. El momento en que el Gobierno, el poder, quiere "ayudar", "impulsar" y "solucionar" un tema social con una Campaña: fotos, spot para medios, etc. Después presumir el "esfuerzo" de contratar a modelos y "genios de la publicidad" para lucir el "rostro social del poder" con mucho maquillaje, que disimule la crisis alimentaria en esta Ciudad, en el País. Además, tienen dinero, todo los recursos de nuestros impuestos.

Sospecho que la indignación por esta campaña es motivada por la exclusión que se siente. Personalmente me ha dado risa, porque cuando hablas de lactancia o "darle pecho" a un bebé, la gente (amigos, familiares y extraños) suele pensar dos cosas:

1. La leche materna es para pobres y
2. Esta bien la leche materna, pero sólo mientras es bebito (entiéndase unos meses).

En el segundo apartado hay cientos de incisos: a) Hasta los 6 meses, b) La leche en niños grandes es mala, c) Si no comes bien, no le des leche al bebe, d) La formula tiene nutrientes que la leche materna no, e) Dale pecho pero sólo en la casa, f) Si le das pecho, se van a colgar tus senos, g) Evita sufrir con el destete y dale fórmula desde que nace... y así, muchos de estos son mitos, temores y prejuicios que se hicieron regla desde hace unas décadas... en México.

Y desde hace décadas comenzó la crisis de salud, con diabetes, hipertensión, cáncer, obesidad... Ahora sucede la crisis social, cuando el sistema de salud no puede tratar a estos enfermos y los salarios no son suficientes para los medicamentos o cuidados.

La medicina preventiva es una estrategia para revertir este efecto mortal de la mala alimentación (ahora también hay desnutrición en gente con trabajo, coche y smartphone), incluso hay programas para dirigir la alimentación, bajar de peso y hacer ejercicio. Hace un mes se publicó un decreto presidencial donde se reafirmó la importancia de la lactancia materna como alimento exclusivo en menores de 6 meses y complementario en menores de 2 años, la razón era y es, que es el mejor producto de la naturaleza para los primeros años de vida.


Cuando nació mi hija opté por darle pecho por que era sencillo, natural y económico. Regresé al trabajo 45 días después del parto , trabajaba como reportera, por lo que no tenía un trabajo de escritorio y tenía que salir a la calle, a buscar notas. Fue difícil... pudo ser peor si no hubiera exigido mi prestación laboral por lactancia, que exige que tome una hora para darle de comer a mi hija en sus primeros 6 meses de vida y entraba una hora más tarde a mi trabajo. Tenía jornadas de 9 horas o 10, durante las cuales mi hija (en casa) se alimentaba de la leche que yo me había sacado el día anterior. Esa leche la extraía, la guardaba, la llevaba a casa y con suerte, mi hija estaba despierta y comía, si no, la refrigeraba para el día siguiente. Use baños, oficinas cerradas y hasta una "capita de lactancia" (semi-burka) para usar el extractor en una sala de espera y un autobús a Pachuca durante una cobertura períodistica. En mi camino no encontré salas de lactancia o lactarios, mi única motivación fue brindar a mi hija el mejor y único alimento para sus primeros 6 meses de vida. Mi hija tiene dos años y aún toma su "chichi", además consume los mismos alimentos que yo, pero elige la leche a demanda (sin horario, cuando quiere) por que la necesita.

Antes de que mi hija cumpliera un año dejé el trabajo y cualquier trabajo que me alejara de ella. He pasado meses trabajando en casa, editando videos, escribiendo, investigando, publicando, cosiendo, diseñando, vendiendo portabebés, tomando fotos, dando clases de porteo... limpiar la casa, hacer la comida, ir al mercado, lavar ropa, jugar con mi hija, llevarla al doctor, cortar su cabello, llevarla al cine o con sus abuelos. Además de usar mi rebozo para cargarla, sacar mi chichi para que coma mientras hago todo eso es parte de mi vida. Incluidas las risitas, las criticas y las miradas, a las que ignoro y si buscan confrontación la tienen, por que hasta quién diga lo contrario este es un país libre para respetarnos y hacernos responsables de nuestras decisiones. El mundo se gira después, he cambiado también yo pues nunca tuve motivos para detener este tipo de acciones en mi contra. Sin retoques, sin peinado impecable y sin errores ortográficos en un póster con mi silueta, las gentes que viven a mi alrededor han aprendido a respetar mi forma de lactancia y maternidad.

En este país quien apoya la lactancia materna tiene que sacarse la chichi cuando su bebé la pide, por que es su alimento, su vida. Es infame que una madre que lo hace o no quiera hacerlo, sufra acoso por quienes la rodean, burlas, comentarios maliciosos y hasta groserías. Incluso Facebook te notifica o retira fotos relacionadas con pechos y bebés, pero permite paginas con pornografía explícita o ilegal. Por eso indigna campañas como las del Gobierno del Distrito Federal, por que resucita comentarios ofensivos y de doble sentido. Es el acoso impreso.

Esta campaña es parte de la iniciativa promovida por la perredista Polimnia Romana Sierra para declarar la lactancia como un derecho humano del bebé y la madre, la misma diputada preocupada por que las mujeres somos vistas como objetos sexuales, presume a las representantes de las mujeres lactantes: cuatro mujeres extraídas del entretenimiento de la TV, famosas por sus curvas. Además de los recursos canalizados por parte de la representante, las sentencias son dilapidantes contra las madres que no quieren dar pecho (por las razones que ellas eligan). Y como sello de la doble cara de la campaña, la marca Pigeon aparece a un lado del emblema de la Ciudad, imagino que para justificar algún "apoyo" que corona las fotografías, dignas de la publicidad de una revista para caballeros.

Un acertijo para la diputada: para tener derecho laboral de lactancia debes cotizar o estar dado de alta por parte del patrón en el Imss o Issste, una mujer empleada no lo esté no tiene derecho a nada más que a su sueldo. En caso de estar embarazada o después, se debe negociar, pero nadie esta obligado por ley o moralidad, a darle apoyo a una mujer que acaba de ser madre. Mucho menos hay apoyo gratuito en GDF para tener accesos a bancos de leche materna en cada delegación para las madres que necesitan alimentar a sus hijos porque ellas no pueden. O podría visitar los centros de salud, donde no hay apoyos para aprender a usar un rebozo, que sin duda beneficia y ayuda a las nuevas madres para alimentar a su hijo. Quizá la diputada perredista pudo ver qué hacer con eso, en lugar de invertir su tiempo en una campaña destinada al ridículo.

Si queremos cambiar el acoso por respeto, debemos apoyar a las madres que dan pecho a su hijo, confrontar a los que hacen gala de su "ingenio" con albures, bromas, groserías y desprecios a quien cuida de su hijo como puede y quiere. El cuidado que brindemos a las madres y su bebé, es el futuro. Si no lo creen o no quieren hacerlo, un día les importará una niña o un niño y el futuro les parecerá abrumador.

Vistas: 1437

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Carmen Telloli el mayo 21, 2014 a las 12:00pm

Je! Es verdad Pam, ese "hasta cuando" y carita que le acompaña siempre lo he respondido "unos minutos más.". Saluditos

Comentario de Pamela Salinas Parra el mayo 19, 2014 a las 10:46am

ME encantó tu post! No coincido con lo de la campaña, pero sí, quienes hemos dado leche materna, hemos sido objetos de burlas, cuchicheos, preguntas del tipo "hasta cuando", y hasta acusadas de que lo hacemos por moda. pf! Saludos

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

© 2020   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio