En este mes que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, y en el marco del Día internacional de los Datos Abiertos, ocurrido el pasado 7 de marzo, démonos un momento para reflexionar sobre cómo la información focalizada a una población determinada puede ayudar a reducir brechas, siendo una de ellas la de género.

 

De acuerdo con la Carta Internacional de Datos Abiertos, éstos corresponden a aquellos digitales cuyas características técnicas y jurídicas permiten que sean empleados, reutilizados, y redistribuidos libremente por cualquier persona, lo que permite su explotación de múltiples maneras.

 

Los datos abiertos tienen un importante poder económico y van al alza. La Comisión Europea estima que la cifra de negocio que representan podría alcanzar los 334.200 millones de euros en 2025, impulsada por su uso en ámbitos tecnológicos como la inteligencia artificial o el machine learning. Además, tienen un impacto social, porque su sistematización contribuye a proponer soluciones a problemas generales.

 

En el “Mapeo de brechas de datos de género: una actualización de la era de los ODS”, publicado en 2020 por Data2X, se detectaron carencias de ellos en áreas como la salud, la educación, la economía y la participación política.

 

Esta misma plataforma reporta que, los sistemas básicos de dichos datos de género, al no contar con fondos suficientes para su desarrollo, no tienen información suficiente para la toma de decisiones públicas que favorezcan la igualdad.

 

En el ámbito de las tecnologías de la información, conforme al mapeo referido; desde 2014, se han planteado estándares internacionales para recopilar información con enfoque de género relativo al aprovechamiento de éstas, incluida la propiedad de teléfonos celulares, el acceso a Internet y la proporción de personas jóvenes y adultas con habilidades en su uso.

 

Asimismo, en lo que respecta a la salud femenina, de manera regular se procesan datos de mujeres en edad reproductiva entre 14 a 49 años, dejando de lado los que competen a las niñas, a las adultas mayores, y a las mujeres con discapacidades.

 

Tal como afirma María Bibiana Botero, abogada y politóloga colombiana, “los sesgos nos pueden llevar a privar del valor y de la riqueza que existe en la diversidad”.

 

Para que la información refleje el variado mosaico de la realidad en que vivimos, y ayude a combatir desigualdades, específicamente de género, es necesario eliminar esas visiones parciales; e incluir en el diseño y aplicación de las políticas públicas, la participación de los distintos sectores ciudadanos para responder a sus necesidades particulares.

 

 

Fuente: 

Información focalizada contra la brecha de género”, La Silla Rota, 17 de marzo de 2022, disponible en: https://lasillarota.com/opinion/columnas/informacion-focalizada-con...

Vistas: 24

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio