Como Cenicienta y su madrastra
me siento entre dos mundos diferentes,
cada uno interpretando un papel inevitable
ante una sociedad que nos divide.

Un momento, dos personas y un mismo juego.
un silencio, que se dio al conocernos,
una gran distancia emocional y tu partida.

Mi fantasía irracional por alcanzar lo imposible,
intentando ser distinta, me llevó a experimentar
mi instinto y la lujuria pasional que has desprendido
en mí, me hizo revivir de tanta muerte.

Fui tu Cenicienta, que a media noche
pierde su zapato; fui una desconocida
que compartió un momento a tu lado
y se convertirá en otro recuerdo.


María Victoria Campos Pérez.

Vistas: 39

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2023   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio