El 8 de marzo es un compromiso de 365 días al año

En este Día Internacional de la Mujer, reflexionemos no solo sobre los avances hacia la igualdad de género, sino también sobre los desafíos persistentes que enfrentan las mujeres en cada esfera de la vida. Desde el hogar hasta el espacio público, el trabajo y la escuela, la lucha por los derechos de las mujeres, la igualdad, la justicia y la inclusión requiere nuestro compromiso inquebrantable los 365 días del año.

Necesitamos construir igualdad en todos los espacios que habitamos. La igualdad de género no es solo un ideal a alcanzar en los espacios públicos y profesionales; comienza en el hogar, en las interacciones cotidianas y en las aulas. Cada espacio en el que interactuamos ofrece una oportunidad para promover la justicia y la igualdad, la defensa por nuestros derechos, desafiando las normas tradicionales y las estructuras de poder que históricamente han marginado a las mujeres. Cada día es una oportunidad para deconstruir creencias, prejuicios y la normalización de la violencia. 

El trabajo es un frente crítico. En el ámbito laboral, a pesar de los avances significativos, las mujeres todavía enfrentan brechas salariales, techos de cristal, pisos pegajosos y paredes que se reducen significativamente. Ni qué decir de los entornos hostiles y violentos. La igualdad de género en el trabajo significa más que políticas igualitarias. Es IMPRESCINDIBLE una cultura organizacional que valore y promueva activamente la diversidad, la inclusión y el respeto; un compromiso a prueba de dudas de los liderazgos en las empresas, presupuestos que vayan de la mano con los dichos y acciones cotidianas (no sólo en el mes de marzo) que hagan evidente el compromiso. El pinkwashing NO es un compromiso. 

La educación es fundamental en el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Al proporcionar acceso igualitario a oportunidades educativas de calidad, estamos sentando las bases para generaciones futuras de mujeres líderes, innovadoras y agentes de cambio. La educación no solo abre puertas a mejores oportunidades económicas, sino que también empodera a las mujeres para que tomen decisiones informadas sobre sus vidas y comunidades. El efecto de sus decisiones tendrá un impacto positivo no sólo para las mujeres sino para la sociedad en conjunto. 

Este 8 de marzo es un recordatorio de que la lucha y el compromiso  por los derechos de las mujeres es continua y omnipresente. 

Invito a las y los profesionales de todas las industrias a reflexionar sobre cómo pueden contribuir a la promoción de la igualdad de género en sus esferas de influencia. Ya sea a través de mentoría, abogacía o simplemente modelando un comportamiento inclusivo, cada acción cuenta.

La igualdad de género beneficia a toda la sociedad, impulsando el crecimiento económico, promoviendo la diversidad de pensamiento y fomentando sociedades más justas e igualitarias. 

Mientras avanzamos más allá del 8 de marzo, reafirmemos nuestro compromiso de trabajar incansablemente por los derechos de las mujeres en todos los espacios y en todo momento.

¿A qué te comprometes desde tu trinchera? Te leo abajo en los comentarios. 

Claudia 

https://linktr.ee/claudiacalvin

Nuestras voces unidas hacen la diferencia

Tu voz cuenta

#365diasdeempoderamiento

#365decompromiso

Vistas: 14

Los comentarios están cerrados para esta entrada

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2024   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio