Este texto forma parte de una serie de artículos que podrás leer en el Blog de Angie y en Quintaesencia acerca de mi experiencia en las montañas del sureste de Chiapas donde se desarrolló el 2do Encuentro de Mujeres que Luchan organizado por las mujeres Zapatistas a finales de diciembre del 2019.
Estas son mis palabras, lo que observé y sentí, llenas de amor, lucha pero también de un privilegio al ser una mujer de ciudad que pudo pagar para realizar este viaje. Mi invitación es que reflexionemos y luchemos juntas.
Estamos muy contentas de que hayas podido llegar hasta nuestras montañas.
Y aunque no hayas podido venir, también te saludamos porque estás pendiente de lo que pase aquí en este segundo encuentro internacional de mujeres que luchan.
Lo sabemos bien que sufriste para llegar hasta acá.
Lo sabemos bien que tuviste que dejar a tus familias y amistades.
Lo sabemos bien que te costó tu esfuerzo y tu trabajo para conseguir la paga para poder hacer el viaje desde tu geografía hasta la nuestra.
Pero también lo sabemos bien que tu corazón está un poco contento de que aquí te vas a encontrar con otras mujeres que luchan.
De repente tal vez te ayude en tu lucha el escuchar y conocer otras luchas de como mujeres que somos.
Fragmento del discurso de Inauguración por la Comandanta Amada, desde el semillero “Huellas del caminar de la Comandanta Ramona”, Caracol Torbellino de nuestra palabra, montañas zapatistas en resistencia y rebeldía.

No sé qué hora era, probablemente las 9, 10 u 11 de la noche cuando nos subimos a la parte trasera de la camioneta conducida por una chofera y nos llevaron entre las montañas de Chiapas, 1.5 kilómetros para llegar del Caracol al Semillero. El silencio era profundo, las copas de los árboles nos ocultaban de todo, a lo lejos unas luces de esas que se usan de decoración navideña nos indicaban a donde debíamos de llegar, el cielo increíblemente iluminado por todas esas estrellas que se ocultan en las ciudades. El silencio, solo eso y las voces que cuchicheaban asombradas, entre el miedo a lo desconocido a lo que nos esperaba, nos adentrábamos a territorio zapatista.
Metí mis manos a la chamarra, temblaba no de frío.
Me enseñaron a tenerles miedo, crecí viendo en la tele a esos “hombres malos” que se escondían detrás de un pasamontañas, escuché a mi padre y tíos hablar del movimiento zapatista en las comidas, eran las personas que estaban en contra del “buen gobierno”, del desarrollo, crecí viéndolos, crecí temiéndoles.
Entramos al semillero y un cartel amarillo de “NO HOMBRES” (aun así se registraron 26 hombres) nos recibió, avanzamos un sendero de no más de unos metros, el ruido, la plática, las linternas que caminaban nos recibieron, al estacionarse la camioneta volteé y varias muchachas de uniforme verde, pasamontañas nos recibieron con un “¿le ayudo?” eran milicianas que nos daban la bienvenida y ayudaban a bajar las cosas, ayudaban a estas citadinas que no saben viajar ligero, chicas que no median más de un metro y medio y probablemente no pasan de los 15 años.
Ellas era a las que tenía miedo, a las que el sistema, mi educación me había dicho que debía temerles, que iban en contra del bienestar social y de lo correcto, de lo establecido, lo que encontré aquel invierno de 2019 fue todo lo contrario a lo que me habían dicho, un semillero que funcionaba en la colectividad y comunidad, donde los espacios eran el ejemplo de construcciones comunitarias. Ellas que llevaban a sus hijas e hijos amarrados en la espalda con el reboso, las que puntualmente se despertaban a las 7am (hora zapatista), nos cuidaron, alimentaron durante los días que transcurrió el encuentro. No debían, no tenían, pero nos dijeron aquí está el especio, reúnanse y propongan qué hacemos por qué nos están matando.
Esas mujeres a las que llaman indias, a las que menosprecian por su color de piel y a las que me dijeron que decía temerles reportaron en la inauguración que:
“Por eso, compañera y hermana, la cuenta que nosotras te traemos es que en nuestras compañeras en este año no hubo ninguna asesinada ni desaparecida.
Sí tenemos algunos casos, según la última reunión que tuvimos, de violencia contra la mujer.
Y lo estamos viendo de castigar a los responsables, hombres todos ellos.
Y no sólo lo están viendo las autoridades autónomas, también lo estamos viendo como mujeres zapatistas que somos”

Fragmento del discurso de Inauguración por la Comandanta Amada, desde el semillero “Huellas del caminar de la Comandanta Ramona”, Caracol Torbellino de nuestra palabra, montañas zapatistas en resistencia y rebeldía.

Para llegar a Altamirano nos encontramos con un camino lleno de baches y hoyos donde bien podía caber un coche pequeño, la población está divida entre quienes están con el movimiento zapatista y quienes están con el gobierno, reciben sus apoyos esos que la 4T les ha llevado (y no dudo que otras administraciones también) para tener felices a las personas, a lo largo del camino podíamos ver terrenos con leyendas de que eran propiedades en resistencia y rebeldía.
Desde el templete donde estaba el audio pasé horas mirando a las milicianas, como se comunicaban, como convivían, como trotaban siempre a la misma hora con su plato y vaso para ir por sus alimentos. Debajo de sus pasamontañas eran chicas que creían en una causa y que luchaban por ella, como yo, como mis compañeras, no éramos distintas somos mujeres que luchan.

Vistas: 14

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

La entrada de blog de Martha Cisneros se mostró en una publicación
Hace 37 minutos
Mujeres Construyendo comentó sobre la publicación en el blog Regresando a Facebook de Martha Cisneros
"Qué alegría verte de regreso también por aquí querida Martha. Siempre…"
Hace 37 minutos
Entrada de blog de Martha Cisneros
Hace 3 horas
Irina Rodríguez Calderón ahora es miembro de Mujeres Construyendo
Hace 6 horas

© 2020   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio