Una cabalgata hacia la justicia. Elena Larrea y la voz de los equinos

La historia de la humanidad ha estado entrelazada con los animales y de manera muy particular con los equinos (caballos, burros y mulas principalmente). Son seres que han sido venerados y explotados de la misma forma.

El abuso hacia los equinos tiene raíces profundas en la historia y cultura, donde han sido utilizados tanto para el trabajo agrícola y el transporte, como para la diversión, y han sido también usados como símbolos de estatus y poder. Los caballos fueron instrumentos de guerra durante siglos. Los ejércitos tenían caballería y su número era una muestra del poderío de quién combatía. A la par, burros y mulas eran usados como instrumentos de transporte y ese era, y sigue siendo, el trato que se les da: herramientas.

Se calcula que hay 116 millones de equinos a nivel mundial, con 36 millones en los 38 países de más bajos ingresos. No existen datos certeros, lo cual en sí es un dato y afecta indudablemente la toma de decisiones con relación a este importante grupo de animales. Hacen falta datos más precisos para conocer la situación real y tomar decisiones respecto a las tendencias y realidades más preocupantes, tales como amenazas, comercio ilegal, enfermedades, explotación, etcétera.

Existen muchas formas de explotación que no son vistas como tales para nuestra sociedad y cultura. Aquí una “pequeña” muestra.

  • Yeguas de sangre. Industria que explota a las yeguas, manteniéndolas preñadas y obligándolas a abortar permanentemente para producir la hormona PMSG que se usa en la industria farmacéutica ganadera.
  • Uso de la piel. Son sacrificados tanto para el uso de la piel y fabricación de productos de cuero como para “uso medicinal” en la medicina tradicional china.
  • Abuso en el turismo y actividades anexas. Como paseos en carruajes y monta de zonas en las que las condiciones son peligrosas y el clima adverso para los animales, en donde pocas veces se respetan sus necesidades y límites. En México las calandrias de Acapulco son una muestra y los carruajes en Nueva York o los paseos a caballo en Londres, otra, o los burros en Ecuador y en Petra. El burro mexicano está a punto de extinguirse. Si en 1991 se contaban 1,5 millones de burros, hoy son menos de 300.000. Casi el 80 % de la población ha desaparecido en menos de 30 años.
  • Consumo de carne. Estados Unidos exporta aproximadamente 20 mil caballos al año a mataderos de Canadá y México. Se trata de caballos que fueron  antiguos caballos de carreras, caballos de trabajo, animales de exhibición, mascotas desechadas e incluso caballos salvajes. Canadá y  Francia son los principales exportadores de caballos vivos para consumo de carne a Japón.
  • Deportes y entretenimiento. Desde el polo, la hípica, la cacería, las parejeras en México, carreras, etcétera, los caballos son usados como instrumentos a los que se entrena con prácticas agresivas. Se usan alambres de púas, látigos, espuelas, fustas, descargas eléctricas, serretas y la lista podría continuar y esto sin considerar el dopaje a caballos para competir en carreras (muchos amantes de caballos dirán que no, y tienen razón, hay excepciones a la regla).
  • Abandono. Esta es una de las formas más dolorosas  y brutales de maltrato hacia los caballos, burros y mulas. Son abandonados como cosas cuando “dejan de servir”.

El abuso hacia los equinos es histórico y lamentablemente, invisible y normalizado.  En este contexto, el trabajo, compromiso y activismo de Elena Larrea es memorable (todavía me niego a hablar de ella en pasado). Su legado persiste y hay que mantenerlo vivo.

Con el valor que le caracterizó, denunció el abuso hacia estos animales y se enfrentó a dueños, políticos e instituciones que cobijaban la explotación y el maltrato. Su labor llevó a que se adoptara la Ley Elena, que acaba de ser publicada en Puebla, para castigar con cárcel la zoofilia y el maltrato animal en el estado. Esperemos que su sueño se cumpla y que el país entero castigue esto, no sólo Puebla o unos cuantos estados más.

Para avanzar en un trato más justo hacia los equinos es esencial la educación, el fortalecimiento de la legislación y un cambio en la percepción cultural. Poner esta realidad, y el maltrato general hacia los animales sobre la mesa es imperativo. Sería un gran avance que la defensa de los animales, su cuidado y bienestar, tengan rango constitucional como está promoviendo el movimiento animalista en México. Este país ocupa el 1er lugar en maltrato animal en América Latina y el número 3 en el mundo.

La relación entre los seres humanos y los equinos está en un punto de inflexión. Este es el momento de unir esfuerzos para asegurar un futuro donde el respeto, la empatía, la compasión  y la justicia sean los ejes de nuestra relación con ellos y con todos los seres no humanos del planeta.

No esperemos a que otros y otras tomen la iniciativa. Cada pequeña acción, cada conversación, cada decisión en favor del bienestar equino en particular y animal en general, suma en la construcción de un mundo más justo. No hay acciones pequeñas, todo cuenta. Apoyar a quienes prestan su voz, a quienes no tienen, es un paso, y generar conciencia sobre la importancia del respeto a los animales es el otro. Aquí todas las personas y todas las instancias tienen mucho que hacer: medios de comunicación, escuelas, iglesias, familias, empresas, gobierno, asociaciones civiles, líderes y personas de a pie como tú y como yo.

Elena, gracias por lo que hiciste a favor de la visibilización y justicia para los equinos y  los animales.

Sigue cabalgando alto, guerrera.

@LaClau

Publicado originalmente en Animal Político el 27de marzo del 2024. 

Vistas: 16

Los comentarios están cerrados para esta entrada

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2024   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio