Teoría de Autoengaño: Disonancia Cognitiva

Hace un par de años, trataba de ayudar a un compañero acababa de obtener su trabajo como Líder de Proyecto, tenía experiencia en este rol, así que, familiarizada con estas responsabilidades, me había preocupado por formarme y me sentí con la confianza de recomendarle un par de lecturas, en dónde su respuesta fue algo más o menos así:

 – Yo ya se mucho de cómo se deben llevar a cabo los proyectos, y no porque lo haya leído en algún libro…

Sentí en ese momento un pequeño golpe de realidad, en dónde apareció en mi cabeza la frase aquella: “no puedes ayudar a quién no quiere ayuda”.

Así que desistí en ese momento de ofrecer mi ayuda a esa persona, y el final de la historia no fue tan buena, de hecho, es previsible, fue cuestión de unos meses que dejó el puesto y posteriormente la empresa, porque sus proyectos eran absolutamente ingobernables. La explicación que dio fue que nunca tuvo los recursos que necesitaba.

 

El punto de esta breve historia es la tragedia que esta persona no aprendió nada de este fracaso.

Se escondió atrás de motivos para justificarse.

 

Este fenómeno llama mi atención, el autoengañarnos para “sentirnos mejor”, que en términos serios se le conoce como Disonancia Cognitiva.

Una forma simple y general de describir la disonancia cognitiva o autoengaño, es imaginar una línea de pensamientos que pasa por nuestra cabeza, suavizando aquello que no nos gusta, alterando así la percepción de este y sabiendo que lo estamos haciendo nosotros mismos, es decir:

 

Nos enfrentamos a algo que rompe nuestros esquemas de ideas, nuestros paradigmas, y entonces es más sencillo para nuestra mente inventar explicaciones alternativas que minimicen el impacto de ese algo que afrontar la verdad.

Otra manifestación de la disonancia cognitiva se podría describir como “primero actuó, luego justifico mi actuación”. Cuando la mente se da cuenta de lo que ha realizado, trata de auto justificarse para reducir el trauma.

Un ejemplo muy claro es el de quienes se inventan datos como: “bajo presión trabajo mejor, según estudios somos más creativos”.

 

Lo escalofriante de este fenómeno son dos cosas:

  1. Que nos pasa a todos. El cerebro viene preprogramado para actuar así.
  2. Que, cuándo nos ocurre, los demás se pueden dar cuenta, pero a nosotros nos es muy difícil, incluso cuando los demás exponen el engaño y nos enfrentan a él.

 

Esta señora Disonancia, es uno de los fenómenos que propician que muchas veces desistamos de enfocar nuevas alternativas a los procesos, nuevos enfoques a los problemas, nuevas estrategias para conseguir nuestros objetivos.

Muchos hemos enfrentado esta situación, y ante el reto buscamos una nueva forma hacerle frente, que es aquí el punto importante, es ser conscientes de cuándo lo utilizamos para no caer en el autoengaño. Por ejemplo en las rupturas de pareja, o en amores no correspondidos solemos justificarnos con frases como “ya sabía yo que no iba a funcionar”, “no merecía la pena”, “no era lo que me esperaba”, cuando por dentro sentimos dolor y nos cuesta admitirlo.

Mi compañero de trabajo, quién es más creativo bajo presión, quién no admite le dolor de una perdida, o un alcohólico que puede dejar de beber cuando desea, son ejemplos claros de la necesidad que tenemos las personas de justificar lo innecesario o, incluso, lo injustificable.

Lo realmente importante para nosotros es creer que no existe contradicciones entre varios de nuestros pensamiento y creencias, y no sólo necesitamos convencer a los demás de la coherencia de nuestros actos, sino también a nosotros mismos. Por tanto, no actuamos por alguna razón, sino que actuamos y luego buscamos razones que expliquen nuestra actuación.

Y aunque nos guste o no: Tenemos explicación.

Y aferrase a nuestras ideas cuando parecen, o realmente son, incongruentes nos traerá un beneficio inmediato pero un perjuicio para mucho tiempo. Aprender a dudar hasta de uno mismo no siempre es fácil, pero si satisfactorio poder plantearnos preguntas con el propósito de generar posibilidades enfocándonos en el futuro. 

Vistas: 226

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Marina A San Martín Rebolloso

Lo que no se mide, no se puede mejorar

Marina Alicia San Martín Rebolloso2020-10-27Desde el siglo XIX, el físico y matemático británico…Ver más
ayer
Entrada de blog de Mónica Mendoza Madrigal

#3de3VsViolencia: no más poder a quienes nos vulneran

El mundo como lo hemos entendido hasta ahora se ha paralizado y ello implica un cambio de rumbo…Ver más
Martes
Cynthia Aguilar publicó un video

Habilidades sociales para #emprendedoras

Descubre las competencias que como emprendedora o profesionista debes dominar. Recuerda seguirnos en nuestras redes sociales acá: https://linktr.ee/empoderat...
Martes
Carmen Simón Pinero comentó sobre la publicación en el blog Presentándote de Mujeres Construyendo
"Hola a todas, es un gustazo estar en esta comunidad. Soy escritora y tallerista literaria,…"
Martes

© 2020   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio