En cuanto a la organización y formas de trabajo que deben adoptarse bajo la nueva normalidad del ámbito laboral, es necesario diseñar y construir un plan de trabajo, para que este tenga una continuidad y no se genere un caos organizacional.

Estos planes deben aplicarse de manera segura, planificada y estructurada con el objetivo de adquirir habilidades laborales para que puedan abordar las diferencias y necesidades provocadas por las condiciones impuestas por la pandemia.

Los cambios necesarios en las prácticas laborales provocarán ajustes drásticos en las expectativas de los empleados y líderes, quienes buscarán generar comportamientos organizacionales orientados a lograr comportamientos altamente adaptativos que se enfoquen en la eficiencia y eficacia.

Esto es sólo el inicio de un nuevo modelo de trabajo que prácticamente había permanecido estático, sin cambios radicales. La pandemia generó un gran impacto al lograr romper con esquemas tradicionales de la fuerza laboral, ya que la mayoría de estas prácticas, procedimientos y sistemas de trabajo nacieron para lograr satisfacer una fuerza laboral, que por consiguiente trae nuevas estructuras que darán origen a una cultura organizacional que se basa en la resolución rápida y eficaz de diversos problemas.

La organización debe mantenerse firme y enfocada en generar una estructura normativa tendiente a proporcionar un proceso de capacitación que tome como base las nuevas estructuras tecnológicas, así como los nuevos procedimientos que se debe emplear el trabajador para el desarrollo de sus funciones.

Con esto se implementa un sistema interno que pueda verificar los procesos estructurados para el desarrollo de las actividades laborales de los trabajadores, las cuales deben ser desarrolladas de manera asertiva y adecuada, con base en la medición de resultados, así como el poder proponer las medidas adecuadas para la capacitación y de esta manera poder obtener los resultados esperados.

La organización debe considerar principalmente a su trabajador, cuidando siempre su bienestar físico y mental. Por lo que las organizaciones deben crear y desarrollar estructuras de trabajo flexibles que puedan asegurar un espacio libre de estrés los cual pueda implicar un verdadero reto para las organizaciones.

Cabe destacar que los expertos del clima organizacional aseguran que un gran efecto colateral de esta pandemia es que una vez que se abran los espacios de trabajo será la salud mental, ya que estos cambios pueden provocar un incremento severo de ansiedad y depresión.

Sin embargo, existen casos de algunas empresas que no dan la importancia necesaria a esta situación, con lo que se arriesgan a un poco desempeño por parte de los trabajadores, estando cansados y siendo poco productivos, lo que tiende a crear un ambiente conflictivo y no asertivo.

 

En Spacioss “El primer coworking para la mujer en México” comprendemos que esta reinvención laboral está trayendo muchos cambios tanto en los trabajadores como en las organizaciones, por lo que podemos acompañarte durante esta transición y reinvención, nuestros espacios cuentan con lo necesario para ayudar al desarrollo de diversas actividades, ya sean laborales o personales, en los cuales puedes crecer de la manera en la que lo deseas.

 

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales:

Conoce más de nuestros servicios en nuestra página web:

http://www.spacioss.com.mx/

Vistas: 17

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros sobre mujeres y finanzas

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio