En estas fechas decembrinas y de inicio de año, una de las que más ilusión me daba era la llegada de los Reyes Magos, a los que esperábamos despiertos cada noche del 5 y madrugada del 6 de enero para conocerlos, lo cual impedía nuestro sueño y, aunque no podíamos verlos, nos daba emoción encontrar los regalos que habíamos encargado en aquellas cartas de papel que escribíamos.


Pero como los tiempos cambian y las sociedades también, adaptándose a las tendencias globales como la tecnológica; así le ocurre a esta celebración, llevando a nuestros queridos Melchor, Gaspar y Baltazar a ser digitales.


Hemos pasado de pedir juguetes con los que interactuábamos físicamente, en el parque o en la escuela, como las muñecas, los carritos, las bicicletas o las pelotas; a obsequios electrónicos como las tablets, los smartphones, o las consolas de videojuegos, que responden al tipo de comunicación y de forma de relacionarse de las nuevas generaciones, con mayor intensidad, en el mundo virtual.


De acuerdo con la ENDUTIH 2022 del INEGI, los usuarios de estos dispositivos, de entre seis a 11 y de 12 a 17 años, invertían un considerable número de horas diarias en Internet, con un promedio de 2.7 para el primer grupo etario y de 4.9 para el segundo.


Facilitar el acceso a estos artefactos desde la infancia tiene sus claroscuros. Si bien su adecuado uso contribuye a fomentar el aprendizaje y la ampliación de conocimientos; su descontrolado empleo puede provocar aislamiento, hiperactividad, estrés, ansiedad u otros padecimientos.


A pesar de los posibles efectos negativos que dichas herramientas pueden generar, en el entorno actual resulta clave tener nociones, al menos básicas, de su manejo desde edades tempranas.


Aun destacando los beneficios de promover su enseñanza desde pequeños; quienes están a cargo de su cuidado, como sus padres o maestros, deben ser conscientes de los riesgos que conlleva permitir su utilización sin restricciones; pues puede dar lugar a conductas inapropiadas o ilegales como el ciberacoso, el abuso sexual en la red, el robo de identidad, entre otras.


Una respuesta para mejorar la seguridad de los menores al estar en línea es el control parental, a través de plataformas o de “apps” que permiten fijar límites de lo que se puede visualizar; así como, vigilar, monitorear y bloquear a sujetos o sitios peligrosos.


Otro tema de alerta es la sobreconexión que es viable de modular si se usa con responsabilidad, se sensibiliza sobre las amenazas, se establecen horarios de navegación, se crean espacios familiares libres de móviles, y se consumen contenidos didácticos.


Decía el Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus, respecto de la tecnología que “lo único que realmente importa es qué hacemos con ella.” Siendo así, aprovechemos sus ventajas en favor del potencial de la niñez que ya participa del ciberespacio, sin olvidar el valor que tiene la convivencia humana.

Fuente:

"Queridos Reyes Magos digitales…
", El Heraldo de México, 02 de enero de 2024, disponible en:https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2024/1/2/queridos-reyes-mago...

Vistas: 13

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2024   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio