Según la Real Academia Española, una “heroína” es una mujer “ilustre” y “famosa” por sus grandes hechos. Muchas mujeres, sin pensarlo, ni desearlo, han sido reconocidas con este calificativo después de haber enfrentado múltiples batallas por la defensa de nuestra dignidad y derechos.


Estoy cierta que, en vez de hacerse acreedoras a este adjetivo por tener un funesto destino, hubiesen preferido vivir en paz con sus seres queridos; y que hubieran dado lo que fuera con tal de no perderlos, ni sacrificar sus vidas por absurdas luchas ideológicas. Esto le pasó a Annelies Marie Frank, mejor conocida como Ana Frank quien, en 1942, a sus escasos 13 años, junto con su familia, se vio obligada a esconderse por dos años, para intentar salvarse de la persecución a la que se vio sometida la población judía por los nazis durante su ocupación en Ámsterdam donde residía.


Muchos de los detalles de la cotidianidad de su encierro, y de los crueles sucesos ocurridos en la Segunda Guerra Mundial se conocieron y guardaron en la memoria colectiva gracias a la narración que hizo en su diario. Lamentablemente Ana no sobrevivió para contarnos su historia; pues en 1944, sus parientes y ella fueron descubiertos por la policía alemana, y trasladados a campos de concentración, falleciendo a sus 15 años, poco antes de que los ingleses liberaran Bergen-Belsen.


Al igual que nuestra protagonista, muchas mujeres, con sus hijas e hijos, por el solo hecho de ser judías, fueron de las primeras en ser seleccionadas para ser ejecutadas; para realizar trabajos forzados; y para ser objeto de experimentos médicos atroces; siendo también las que más sufrieron violencia sexual.


Aunque las cifras no son exactas, según estimaciones del Holocaust Memorial Museum, 6 millones de judíos fueron asesinados en estos sitios de detención; calculándose cerca de 19 millones de víctimas incluyendo otros grupos étnicos perseguidos por el nazismo.


En este periodo, así como Ana Frank, otras mujeres lucharon contra el exterminio alemán desde distintas trincheras. Es el caso de Tosia Altmann, Haika Grossman y Lonka Kozibrodska, por nombrar a algunas de las jóvenes mensajeras, quienes, aprovechando su apariencia aria y sus habilidades de comunicación, utilizaron identidades falsas para transportar comida, documentos, dinero o medicinas en apoyo a los movimientos antinazis clandestinos.


Asimismo, la paracaidista Hannah Szenesh, quien se uniera al ejército británico, participó en las operaciones de ayuda y rescate en favor de los judíos; hasta que fue capturada y asesinada en 1944, sin nunca haber revelado información de sus misiones.


Con motivo del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, 27 de enero, recordemos a todas esas valientes heroínas por su combate y resistencia durante este genocidio, las cuales, como sostuviera la propia Ana Frank “lograron hacer escuchar sus voces, salir al mundo y trabajar para la humanidad” para que crímenes como éstos no vuelvan a repetirse jamás.


Fuente:

"Heroínas en resistencia durante el Holocausto", columna invitada, El Heraldo de México, 17 de enero de 2023, disponible en: https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2023/1/17/heroinas-en-resist...

Vistas: 21

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2023   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio