Donna Cardillo decía que quienes pertenecen al gremio de la enfermería “son el corazón de la atención médica”.

Aun cuando su afirmación pudiera estar influida por su pasión a esta ocupación humanista a la que se ha dedicado, sus palabras llevan razón, pues al ser el principal contacto con los pacientes y su guía en su recuperación, esta labor ha sido vital para el sostenimiento de los sistemas de salud.

Durante la pandemia por la enfermedad de COVID-19, las personas enfermeras han sido pilares en el cuidado de nuestra salud, pues están en la primera línea de batalla, día y noche, realizando sus tareas con entrega, conocimiento y experiencia para protegernos.

De acuerdo con el Informe “Situación de la enfermería en el mundo 2020”, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo Internacional de Enfermeras y la campaña mundial Nursing Now, el personal de enfermería es el grupo ocupacional más numeroso del sector de salud, pues representa el 59% de las profesiones sanitarias, al sumar 27,9 millones de trabajadores en esta actividad.

En México, según el Sistema de Información Administrativa de Recursos Humanos en Enfermería (SIARHE) de la Secretaría de Salud, al 6 de enero de 2022, había 312 mil 327 profesionales en enfermería, siendo más mujeres en un 83.5% (260 mil 783) que hombres con un 16.5% (51 mil 544).

Por su función de vigilancia de la salud, tanto de manera preventiva como al enfrentar padecimientos ya presentados, la enfermería es uno de los empleos más respetados en México. Según la Encuesta sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología (ENPECYT) 2017 del INEGI, esta profesión se sitúa en el tercer lugar de las mejores evaluadas después de los bomberos e investigadores, considerada así por 41.5% de las personas entrevistadas (15 millones 388 mil 813 de participantes).

Con el paso del tiempo, la enfermería se ha innovado en su formación y ejercicio, más aún a partir de la presencia del virus SARS-CoV-2. Las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) han sido aprovechadas para mejorar la gestión sanitaria; por ejemplo, a través del registro clínico electrónico, la telemedicina, la educación y capacitación a distancia; y la estandarización e interoperabilidad de los sistemas.

La propia OMS en su “Proyecto de estrategia mundial sobre salud digital 2020-2025”, reconoce el potencial que tienen las TIC para una mayor eficacia en los servicios de salud, siempre y cuando beneficien a las personas de manera ética, confiable, equitativa y sostenible.

En ese tenor, este organismo internacional también sostiene que la salud digital debe centrarse en los derechos de los pacientes; estar basada en la confianza y evidencia; ser eficaz e inclusiva; y garantizar la privacidad, confidencialidad, integridad, disponibilidad y seguridad de los datos personales, que requieren mayores medidas de cuidado al ser sensibles.

Habiéndose conmemorado este 6 de enero en nuestro país, el Día de la Enfermera y del Enfermero, debemos agradecer y reconocer su compromiso profesional para salvar vidas durante esta crisis sanitaria, a pesar de los altos riesgos que corren en su propia salud; sin embargo, es fundamental que se les dote de recursos suficientes y de protección necesaria para que sigan cumpliendo su misión de mejor manera.


Fuente:

"Enfermería con innovación: pilar de nuestra salud", Columna Brújula de Ideas, Voces México, 12 de enero de 2022, disponible en: https://vocesmexico.com/opinion/enfermeria-con-innovacion-pilar-de-...;

Vistas: 19

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio