La denominada “inflación” es algo que escuchamos y leemos día a día, sin embargo, rara vez la comprendemos en su totalidad. La inflación se define en el aumento generalizado y sostenido de los precios tanto de bienes como de servicios que existen en un mercado durante un cierto periodo de tiempo definido, que regularmente suele ser de un año. De tal manera que cuando los precios suben, con cada unidad de divisas se pueden adquirir menos bienes y servicios.

 

Un claro ejemplo de esta situación es el índice de precios al consumidor.

 

En México, la inflación se mide sobre una canasta de cerca de 300 bienes y servicios genéricos de distintas industrias representativas del gasto básico de los mexicanos. Si bien la inflación ha estado controlada en el país durante las últimas dos décadas, con niveles constantes por debajo de 5-6% anual, la historia de la pérdida de poder adquisitivo en nuestro país era bastante clara desde las décadas de los 70 y 80, donde llegó a ser inclusive de más de 100% al año.

Por esta razón, y tal como lo hemos mencionado varias veces, las divisas fiat, como el peso y el dólar, suelen ser malos instrumentos para resguardar valor, pues año con año ven disminuido su poder adquisitivo.

Cabe destacar que, en las últimas 5 décadas, el dólar ha visto caer su valor en más de 84% medido por su poder adquisitivo; en el caso del peso mexicano, la caída fue de cerca del 98%, al grado que fue necesario quitarle tres ceros a su divisa en 1993, con la llegada de los entonces llamados “nuevos pesos”.

Los efectos psicológicos y conductuales que los altos niveles de inflación pueden tener en la gente son muy significativos. Por ejemplo, las generaciones que nacieron entre los años 1940 y 1970 fueron aquellas personas a quienes les tocó crecer en épocas de inestabilidad económica reflejada en altas tasas de interés, por lo que pusieron especial atención a ciertas inversiones que ayudan a mitigar el efecto inflacionario, tales como los bienes raíces, el oro o incluso dólares, que, aunque también se depreciaba su valor en el tiempo, no lo hacía al ritmo de los pesos mexicanos.

De esta manera toman lugar las famosas inversiones. La relación entre las inversiones y la inflación es que las inversiones son la mejor manera de combatir el aumento generalizado de precios.

En Spacioss “El primer coworking para la mujer en México” nos parece de gran interés este tema, ya que ayuda en su mayoría a los emprendedores y brinda una cantidad de servicios de los cuales puedes escoger el que más se acomode a tus necesidades. Por lo que te ofrecemos espacios seguros y tranquilos que puedan adaptarse a tus necesidades y de esta manera podamos acompañarte en el camino de tu emprendimiento.

 

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales:

Conoce más de nuestros servicios en nuestra página web:

http://www.spacioss.com.mx/

 

Vistas: 6

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros sobre mujeres y finanzas

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2021   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio