Blanco cielo
de inmensurable belleza;
digno paisaje de lo puro
y no terrenal.
 

En el trinan las aves
y los ángeles juegan.

 
Tan tranquilo goce
que lo eterno no disipa
el sueño de los santos.
 
 
Dios ordena y se custodia
la entrada al paraíso.
 
Tres ángeles cuidan
el portal sagrado.


La maldad acecha
tras la puerta,
transformada en serpiente
que busca su alimento.
 
Dios ordena y
el portal se abre.
 
La carencia de lo malo
les convierte en presa
y uno de ellos es atrapado.
 
Cae al abismo de lo impuro;
a la tierra de los hombres,
al pecado de la carne,
al holocausto del alma.
 
El ángel caído
se convierte en hombre…


María Victoria Campos Pérez

Vistas: 9

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio