La música era su pasatiempo
que le distraía de la monotonía
de su vida en matrimonio.

Fantaseaba con ser joven y príncipe,
rodeado de mujeres, a las que escondía
mientras decía que era feliz.

Sepulcral excusa que ni él mismo creía,
ignorando lo que perdía por ser tan mentiroso.

Escribía a diario sobre rock and roll,
imaginando ser esa estrella fugaz
que no podía alcanzar ni en sueños.

Infiel por carencia sexual, reprimía sus sentimientos
viviendo de ilusiones mientras escribía en solitario.

Conciertos, tras conciertos a los que acudía,
fingiendo ser lo que no era, tratando de llenar ese vacío
buscando una presa para saciar su agonía.

El hombre feliz, como así decía, lloraba la perdida
por ser tan mentiroso…


María Victoria Campos Pérez

Vistas: 76

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2024   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio