Desde antes de la pandemia, con mayor intensidad durante ésta, y hasta la fecha, las nuevas tecnologías se han vuelto indispensables para el desarrollo de nuestras actividades cotidianas.

Las personas que tienen acceso a ellas y que saben cómo utilizarlas tienen mayores oportunidades para aprovechar sus beneficios, ya sea para consultar información, adquirir bienes o servicios, comunicarse, trabajar, estudiar, y muchas cosas más.

Por el contrario, la falta de conectividad, de infraestructura tecnológica, y de competencias digitales dificultan la participación en el mundo tecnológico, generando una brecha que profundiza la exclusión económica y social.

Según el Informe sobre la conectividad mundial de 2022 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), a finales de 2021, 63 por ciento de la población en el mundo hacía uso de la red (cuatro mil 900 millones de personas); lo que muestra que una tercera parte de la humanidad no accedía a la misma.

La brecha digital se acentúa en zonas rurales, donde se suman elementos como la falta de oportunidades educativas y de capacitación para adquirir habilidades tecnológicas, la pobreza, el déficit de regulación y estímulos para fomentar la conectividad.

Los datos reflejan las diferencias tecnológicas entre los entornos urbanos y del campo.

De acuerdo con el informe de la UIT, en 2021, la proporción de personas que estaban conectadas en las ciudades era de 76 por ciento, el doble de las que se observan en el campo que representaban, 39 por ciento.

En el caso de México, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2020 del Inegi, 78.3 por ciento (70.8 millones) de la población en ciudades cuentan con acceso a internet, mientras sólo 50.4 por ciento (13.3 millones) de las personas en el campo son usuarias de esta red.

Estando cerca el Día Mundial de la Población, 11 de julio, establecido por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, para atender las problemáticas globales demográficas, nos recuerda la necesidad de combatir la brecha digital, considerando las necesidades de los diversos grupos poblacionales, para evitar asimetrías en el uso de tecnologías que son factor de desarrollo.

Como afirma Tim Berners-Lee, conocido como el padre de la World Wide Web: “Es hora de reconocer internet como un derecho humano básico. Eso significa garantizar un acceso asequible para todos”. Conectar a las poblaciones rurales tiene el enorme potencial de contribuir a construir sociedades más sostenibles, justas e incluyentes.

Fuente:

"Conectividad rural contra la brecha digital", columna invitada, El Heraldo de México, 05 de julio de 2022, disponible en:https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2022/7/5/conectividad-rural-...

Vistas: 11

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio