Hoy en día se estima que la población global es tres veces mayor de lo que fue a mediados del siglo XX. Según un Informe de 2022 de la ONU, sobre las perspectivas de crecimiento en este tema, en noviembre de este año alcanzaremos los 8 mil millones de habitantes cuando, en 1950, éramos 2.5 millones.


Si las proyecciones de incremento poblacional siguen en esa ruta, los retos para los núcleos urbanos también serán mayores, dado que, de acuerdo con este organismo, para el año 2030, el 60.4% de las personas en el mundo se asentarán en ciudades.


Lo anterior, implica que las metrópolis sean capaces de proveer servicios como el agua, la luz o el transporte; y garantizar derechos como a la vivienda, sanitarios, educativos, o laborales para quienes viven en ellas.


El uso de las tecnologías puede ser una gran apuesta para encontrar soluciones a estos desafíos. El proceso de urbanización que integre el componente digital puede crear oportunidades y mejorar nuestra calidad de vida.


De ahí la configuración de “ciudades inteligentes” o smart cities cuya construcción se basa en la innovación y en la utilización de tecnologías de la información y comunicación; así como, de otros medios que aseguren la satisfacción de las necesidades de sus habitantes en relación con su entorno económico, social, y medioambiental.


El Informe de 2018 sobre ciudades inteligentes del McKinsey Global Institute, muestra efectos positivos de implementar herramientas informáticas a su infraestructura, pues impactan entre un 30% y 40% en la prevención de incidentes delictivos; ahorran entre un 45% y 60% el tiempo de interacción con el sistema de salud; incrementan entre 1% y 3% el empleo formal; y llegan a reducir entre un 20% y 30% el consumo de agua.


Para que las ciudades sean verdaderamente inteligentes necesitan ser inclusivas, teniendo como eje central el desarrollo integral y sostenible de todas las personas, para que participen por igual y sin distinción.


Edificarlas con inclusión implica asegurar que los espacios y servicios sean accesibles, tanto física como digitalmente, para que cualquiera, independientemente de su edad, género, etnia, lengua, discapacidad, o condición tenga acceso, según sus preferencias y demandas.


Por ejemplo, en la iniciativa “AI for Inclusive Urban Sidewalks Project” a cargo de G3ict y el Taskar Center for Accessible Technology de la Universidad de Washington, aplicado en distintas ciudades de Latinoamérica, a través del empleo de inteligencia artificial, se mapean las calles, para facilitar datos abiertos y direcciones personalizadas que brinden una mejor experiencia de movilidad a las personas con discapacidad.


En el Día Mundial de las Ciudades, 31 de octubre, aprovechemos la innovación y digitalización para que nuestras urbes se conviertan en sitios donde, como refiere la mensajera de la Paz de la ONU, Jane Goodall, cada individuo importe, tenga un papel que desempeñar; y haga la diferencia.


Fuente:

"Ciudades inteligentes e incluyentes", columna invitada, El Heraldo de México, 25 de octubre de 2022, disponible en: https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2022/10/25/ciudades-intelige...

Vistas: 12

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2023   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio