3 maneras de empezar la semana bien y de buenas

¡Ya sé! Es lunes y a muchas personas el lunes no les cae bien.

Confieso que soy de los bichos raros a quienes los lunes les encantan y te voy a contar por qué.

  1. En primer lugar, es un día para regresar a hacer las cosas que me gustan. ¡Claro que amo los fines de semana y dedicarme a hacer cosas diferentes y descansar! Pero, las cosas que hago me fascinan y hacerlas me hace sentir bien, productiva y útil porque estoy convencida de que lo que hago impacta positivamente en la vida de las mujeres y las personas con las que trabajo. En otras palabras, mi trabajo no me sabe a trabajo. Si a ti te pesa lo que haces, deberías preguntarte si hay algo que puedas hacer para cambiar tu enfoque o de plano es hora de hacer un cambio en tu vida y reinventarte.
  2. Me gustan las sorpresas que cada semana me trae. No hay dos semanas iguales en mi vida desde hace mucho tiempo. Si a a ti no te gustan tus semanas puede ser porque la monotonía se ha apoderado de tus días y noches y eso a cualquiera le fastidia a la larga. Claro que ha cosas en mi vida que son irremediablemente monótonas: hacer cuentas, enviar papeles a la contadora, revisar estatus semanal, etcétera, pero son parte de mis rutinas. Repito, son parte, no son el eje. Cada semana trae cosas nuevas: nuevos temas, aprendizajes, clientela, retos, ideas y un largo etcétera. Si no te gusta lo que las semanas te traen, repito, vale la pena que hagas un alto y reconsideres tu actitud hacia lo que haces o de plano, pienses si es hora de dar un giro a lo que haces.
  3. Me gusta medir los resultados de lo que hago. ¡Te lo advertí, soy atípica! Me gusta medir muchas de las cosas que hago: desde ver si organizo las cosas mejor y en menos tiempo hasta ver si puedo evaluar el impacto en el número de personas a las que apoyo a través de mis cursos, coaching y consultoría. De la misma manera, me gustar repensar mis rutinas, metas y hábitos en función de la relevancia para mis proyectos y objetivos. Los lunes reviso mi agenda y veo si lo que tengo agendado realmente me ayudará a cumplir las metas que me he planteado o simplemente ocupan espacio de mi tiempo. Esto me obliga a tener mucha claridad respecto a lo que estoy haciendo y en lo que me estoy enfocando y me obligan a ser selectiva con las actividades y personas en las que invierto cada segundo. Si no mides lo que haces, no podrás hacer cambios. Lo que no se evalúa no puede transformarse. Si no tienes claro lo que estás haciendo para vivir lo que no te gusta, no podrás dar un giro hacia lo que si te gusta.

Cuando llega el viernes tengo una sensación de gusto por lo que hice y logré en la semana y lo dedico a evaluar si cumplí lo que me propuse. Es un día para hacer ajustes en la agenda, en los proyectos y planes y reconsiderar las estrategias y tácticas para cumplir objetivos y ponerme en "mood" de disfrute del fin de semana. Si me siento contenta con los resultados y con las emociones que tuve en la semana, veo que puedo repetir la siguiente, si no, veo que debo ajustar. Asi de sencillo.

¿Tú como empiezas normalmente la semana? ¿Me cuentas? Me interesa conocer tus lunes.

Si quieres hacer cambios y planear mejor, regístrate a mi Newsletter para estar al tanto de los Workhsops que damos en Claudia Calvin Online para ayudarte a cumplir tus metas.

Que sea una semana fabulosa, productiva y divertida.

Claudia

https://linktr.ee/claudiacalvin

Artículo publicado originalmente en LinkedIn el 12 de julio del 2021. 

Vistas: 36

Los comentarios están cerrados para esta entrada

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio