Siempre he sido muy fan de Frida Kahlo, mi Frida, le hablo como si la conociera y la siento muy mía…como toda fan…la he estudiado, admirado, analizado, sentido, paseado, llevado y traído por mis treinta y tantos años…siempre la he visto como un ícono y me molesta cuando la critican mal plan porque siento que no la conocen lo suficiente…si…como toda fan…

Hace unas semanas, alguien que quiero mucho y que sé que me adora me dijo: “ya sé porque te gusta tanto Frida, las dos son igualitas” yo respondí que si, nomás que yo me depilo con cera los bigotes y las cejas…y que me calla de mi broma estúpida cuando se pone serio y  me dice “no, son igualitas en que las dos son unas mujeres mega chingonas, pero enamoradas de un pendejo que nunca las supo valorar”…zaz…así, así son las verdades cuando te golpean en la cara…como cuando alguien que te adora te lo dice y tú no puedes ni siquiera hacérsela de bronca, porque sabes que tiene razón, por lo menos, en una parte.

A lo mejor, esta persona se atrevió a decirme en voz alta lo que muchas veces yo misma me preguntaba: ¿por qué Frida aguantaba a Diego? ¿Porqué alguien tan maravillosa, inteligente, súper chida y autónoma, seguía atada a un tipo que solo la hacía sentir inferior y sacaba lo peor de ella? ¿Por qué Frida que era una sobreviviente, se dejaba morir poco a poco de amor…con todo y lo cursi que esto suena?

El amor que sentía Frida por Diego puede parecerme incomprensible, indigno, inhumano e incluso absurdo…sin embargo, siempre he creído que el amor, la gran maravilla (o desgracia) del amor, es que nos descompone todo. Así, descomponer es la palabra. Dicen quienes saben que cuando una persona se enamora, no es ella. Que lo que sucede en el cerebro altera nuestras decisiones y nuestra vida diaria. Hay estudios que dicen que el enamorarse tiene efectos en el cerebro como cuando se consumen algunas drogas, lo que provoca que te sientas bien con mayor facilidad. La dopamina y norepinefrina son dos sustancias involucradas en las emociones que provoca el amor. Ambas aparecen tanto en el orgasmo, como cuando ves el retrato del objeto de tu afecto…me niego a aceptar que es lo mismo un orgasmo que ver una foto, pero bueno, así dicen quienes saben pues…total, que también dicen que si estudias para aprender algo nuevo cuando estás enamorado, el proceso se hace más simple, pues disfrutas más todo lo que tienes alrededor, las cosas las percibes de diferente manera y todo lo ves mucho más bonito.

También se ha comprobado que mientras estás enamorado o enamorada, puedes presentar niveles más bajos de serotonina, como las personas que padecen el trastorno obsesivo compulsivo y ese rollo de no querer separarte de la persona amada, tiene su lógica…te haces dependiente de su presencia. O sea que todas esas veces que yo he dicho “ay ya te extraño” no era tan falso ni cursi como yo pensaba al analizarlo y darme pena a mí misma de caer en las frases comunes (lo cual, es un alivio).

Bueno, eso es lo que pasa sólo a nivel cerebral…ahora, también tiene que ver todo lo que tenemos aprendido como cultural a la hora de enamorarnos, entonces, la combinación de ambas cosas, si no nos detenemos a pensar, a analizar y a priorizar las cosas, puede resultar terrible. Lo ideal es enamorarse en un estado en el cual entendamos que somos dos personas con dos caminos distintos que en algún punto han decidido caminar juntos y que el fin debe de ser, avanzar, crecer, sentirse bien y convertirse en mejores seres humanos. Porque también luego nos da por andar juzgándonos unas a otras, que si tal o cual “es una pendeja porque se deja tratar de tal o cual manera”, o esta impotencia que sentimos cuando quienes trabajamos temas de género y no violencia hacia las mujeres nos hemos topado con la historia de en cuanto una mujer está a punto de denunciar a su novio/esposo/pareja maltratador, termina otorgando el perdón, sin denunciarlo. Y ahí sí, ahí si no atrevemos a juzgar. ¡¡MAL MUY MAL!! Tache grande a todas nosotras cuando nos hemos creído superiores a las otras y nos hemos sentido con la autoridad de señalarnos con el dedo (y más con el índice acusatorio). Una de las lecciones más grandes que me ha dejado el ejercicio práctico del feminismo es que el gran logro de todo, es el poder ELEGIR.

Así es, el ELEGIR es el gran privilegio que nos otorgan los años de lucha feminista. Así, las mujeres, podemos DECIDIR y ELEGIR que es lo que queremos para cada una de nosotras, esto, sobre el supuesto que tengamos el abanico de diversidades frente a nosotras y entonces sí, con todas las opciones ahí, a nuestro alcance, decidamos que hacer. Hace unos días leí una frase  (que por güey no guardé y no puedo encontrar) que decía que incluso “hay que defender el derecho a elegir seguir siendo esclavo”. ¡¡ASÍ DE FUERTE!!...me costó muchos días digerir y entender esa frase, porque obviamente, creo que lo que yo propongo o lo que yo hago es lo correcto (si no para que lo hago), pero debo de entender, que para otras personas, esa no es la opción ideal, que en su perspectiva, lo que ellos/as decidan es lo que yo, esté de acuerdo o no, tengo que respetar  y si me toca y la otra persona me da la oportunidad, acompañar en su PERSONALÍSIMO proceso.

Pues así pasa con el amor…no me gusta pensar que Frida fue una estúpida, me gusta pensar que Frida, a pesar de tener otras opciones DECIDIÓ quedarse con Diego, podré yo entender, compartir o avalar tal decisión, pero finalmente es suya. A lo mejor si yo hubiera sido amiga de Frida, la hubiera llevado a un acompañamiento terapéutico, hubiera intentado convencerla y mostrarle otras formas de relacionarse sanamente (o lo que yo considero sanamente) con sus parejas…pero finalmente, la decisión iba a ser sólo de ella. Y yo creo que mucha gente se lo ha de haber dicho, porque incluso está documentada una frase suya que dice “"Quizá esperen oír de mí lamentos de `lo mucho que se sufre´ viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un frío sufran por dejarlo correr (...)"

Claro, lo ideal es lograr relaciones sanas, pero ¿qué pasa cuando esta combinación entre química cerebral y comportamientos aprendidos culturalmente se juntan en un cuerpo? Pues sucede lo que una vez en su libro “Mujeres de ojos grandes” dijo de manera muy clara mi admirada Ángeles Mastreta: "La tía Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota". Bueno, yo he sido esa tía Daniela muchas veces… y no porque me sienta inteligente, si no porque realmente me enamoro como una idiota. Ahora sé que tiene que ver con todo lo que acabo de decir de la química y la cultura y que por lo menos, ya identificado el problema, puedo establecer rutas críticas para lograr el ideal de enamorarme de una manera congruente, consciente y sobre todo: inteligente.

Y como hace unos días amputé a una persona, amputé al gran amor de mi vida, les dejo mi carta favorita de Frida Kahlo a Diego Rivera, siempre me hace llorar esta carta, incluso hoy que estoy convencida que amputarlo era la única solución que tenía para poder seguir viviendo y decidiendo sobre mi vida. La decisión más inteligente sin duda, más no ha sido la más fácil.

 

Sr. mío Don Diego:

Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurame pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata... Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví.

No me aterra el dolor y lo sabes, es casi una condición inmanente a mi ser, aunque sí te confieso que sufrí, y sufrí mucho, la vez, todas las veces que me pusiste el cuerno...nó sólo con mi hermana sino con otras tantas mujeres...¿Cómo cayeron en tus enredos? Tú piensas que me encabroné por lo de Cristina pero hoy he de confesarte que no fue por ella, fue por ti y por mi, primero por mi porque nunca he podido entender ¿qué buscabas, qué buscas, qué te dan y qué te dieron ellas que yo no te di? Por que no nos hagamos pendejos Diego, yo todo lo humanamente posible te lo di y lo sabemos, ahora bien, cómo carajos le haces para conquistar a tanta mujer si estás tan feo hijo de la chingada...

Bueno el motivo de esta carta no es para reprocharte más de lo que ya nos hemos reprochado en esta y quién sabe cuántas pinches vidas más, es sólo que van a cortarme una pierna (al fin se salió con la suya la condenada)... Te dije que yo ya me hacía incompleta de tiempo atrás, pero ¿qué puta necesidad de que la gente lo supiera? Y ahora ya ves, mi fragmentación estará a la vista de todos, de ti... Por eso antes que te vayan con el chisme te lo digo yo "personalmente", disculpa que no me pare en tu casa para decírtelo de frente pero en éstas instancias y condiciones ya no me han dejado salir de la habitación ni para ir al baño. No pretendo causarte lástima, a ti ni a nadie, tampoco quiero que te sientas culpable de nada, te escribo para decirte que te libero de mí, vamos, te "amputo" te mi, sé feliz y no me busques jamás. No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí, si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín.  Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz. Se despide quien le ama con vehemente locura,

Su Frida “

Vistas: 2796

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio