Espero este texto sea el inicio de una investigación más detallada sobre como la tecnología sigue reproduciendo estereotipos sobre la sexualidad de las mujeres.

Hemos leído como la liberación femenina implicó una liberación sexual en la forma en la que disfrutamos, damos y recibimos placer y que sin importar la edad las mujeres somos libres de decidir sobre nuestros cuerpos.

La primera vez que vi un dildo –juguete sexual- fue hace algunos años en una sex shop en Ciudad de México, ya los había de tamaños, colores, formas y mecanismos diferentes hoy series de Netflix como “Grace and Frank” -dos mujeres adultas fabricaron dildo apto para mujeres mayores- nos muestran más abiertamente el uso del dildo y el placer sin edad –obviamente morado con rosa-.

La tecnología ha traído avances en el placer pero reproduciendo estereotipos de género, latops rosas que las ofrecen como tecnología de fácil uso para las mujeres, dildos rosas que se ajustan a las manos de las mujeres y que miden el tiempo que tardas en llegar al orgasmo y el tiempo que dura, robots que cumplen funciones de servicio y cuidado como enfermeras pero también las que asumen la función de “novias” –parejas sentimentales- para cuidar y acompañar a sus compradores.

Debemos entender una diferencia, la tecnología no es misógina, un robot, dildo o cualquier aparto tecnológico hará lo que se le indicó en su programación por lo cual la programación depende del humano es decir los estereotipos que tenemos precargados los reproducimos las personas.

La tecnología de consumo debe de pensar en las mujeres, al sexo y su placer no solo como portada de los empaques, la tecnología reproduce y usar este placer, ya hemos visto como las tecnologías actuales por ejemplo las aplicaciones sociales censuran los cuerpos femeninos.

Ahora me pregunto, cómo la reproducción de estereotipos nos está diciendo cómo debemos de sentir –placer- en el caso de los juguetes sexuales, cómo estos juguetes sexuales reproducen la liberación sexual y los derechos sexuales de las mujeres y cómo debemos reproducir nuestra imagen “femenina”.
¿Por qué nos preocupa este tema? desde la tecnología están obligándonos a sentir a partir de lo que consumimos, cómo nos dicen que debería ser nuestro placer y cómo la información que tiene de nosotras es utilizada por el mercado para vendernos los “productos de moda” a cambio del placer absoluto.

Vistas: 56

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio