Hace unos días una mujer que conocí hace años y de la que no sabía nada o sabía por sus fotos o publicaciones en redes me escribió para contarme su historia y desahogarse, el medio fue un chat de inbox, que importa el canal de comunicación lo importante es que decidió que era la persona con la que quería sacar todo.


Ella se consideraba una mujer que no permitía ese tipo de cosas pero también creía que no merecía llamarse mujer.



¿Cuántas veces no creemos que el feminismo es ese espacio privilegiado para unas cuantas que se sientan a charlar mientras toman vino?, vivimos un momento en el que el feminismo se ha vuelto accesible.



Mi feminismo se ha construido de tardes de cafés, cervezas, manifestaciones, marchas, libros y mujeres que inspiran, en los últimos 10 años –probablemente más-en los que me reconozco feminista, he construido, tirado muros y formulado un feminismo propio con las bases del feminismo que nos precedió con la fuerza y brillantina de las más jóvenes.


En los últimos meses he leído varios textos que me han llevado a cuestionarme que tan feminista, que tan pop o que tan radical soy conmigo, con mi feminismo y luego tengo esas charlas con personas que hace mucho no hablamos y que me doy cuenta que mi feminismo es ese que esta para todas.



Creo sin duda que toda mujer que así se identifique puede y si así lo quiere ser feminista pero nos hemos endiosado las unas de las otras y creado mitos de cómo debería ser la feminista, mi conocida en cuestión solo quería hablar y al mismo tiempo me decía que no entendía como le hacía día con día para superar tanta violencia.


No merezco llamarme mujer fue una frase que mencionó mientras seguíamos nuestra conversación, claro que mereces llamarte mujer, por qué sin importar como estés programada (vivencias, enseñanzas, experiencias ese bagaje cultural aprendido por años) con el paso de los años, las experiencias, reflexiones son las que nos ayudan a construirnos en la mujer que queramos y no por eso ser más o menos mujer.



Y puede que en esa reprogramación decidas ser feministas, puede que no y está bien, lo importante es que entiendas que no estas mal, no estás loca, no le has fallado a las mujeres, ni al feminismo, ni a nadie y mucho menos a ti.


Pero en lo que si no creo es en esas feministas que se dicen a sí mismas feministas y que no respetan a otras mujeres. No todo lo que brilla es feminista algunas vienen disfrazadas y debajo están actitudes machistas –que también existen entre las mujeres-



Usar una playera que diga “feminista” y decirte empoderada tampoco, pero bueno de eso hablamos en otra ocasión.



Pd. Claro que mereces llamarte mujer


Les invito a leer:
No sin refugios

Ni porno Ni venganza, es violencia digital

Vistas: 46

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio