Y es simple, no me gusta que un desconocido quiera quedar bien intentando alagar mi belleza, que un desconocido le dé un valor a mi físico o que espere que devuelva el cumplido, que sonría o acepte el roce de sus manos, que me abrace, que lo salude de beso o que cualquier cosa que haga y que yo no acepte deba ser soportado por qué me dijo “hermosa”

 

Y es que el tema no queda solo en “hermosa”.

Nos dijeron que eso era tener educación.

 

De niña me dijeron que debía de aceptar que cualquier desconocido me abrazara, a los adultos debía sonreírles y saludarles de beso, ¿en serio?, me enseñaron que por ser mujer la educación, buenos modales y cortesía dependen de que acepte que alguien me toque sin mi consentimiento.

 

No estoy en contra de la galantería o de ser caballeroso (que finalmente es una vieja práctica machista muy arraigada), tampoco estoy matando el romance, vamos a hacer la diferencia:

Es muy distinto que mi hermano, primo, un amigo y hasta un compañero de muchos años del trabajo se exprese de mi como “querida”, “hermosa”, porque finalmente existe un lazo y una aceptación entre ambas partes (mi aceptación), contrario a que un desconocido SIN MÍ consentimiento se exprese de mi persona como “hermosa”, “chula”, “sexy”.

 

Un día llegue al gym, el entrenador me vio y me saludo con un “Hola chica sexy”
Tenía muy poco de haber entrado a ese gimnasio, pedí mi cambio de entrenador.

 

Probablemente estén leyendo esta publicación y crean que exagero, por que a ustedes (amigas o compañeras) sí les gusta, y está bien, pero no a todas nos gusta.

 

No, no digo que no me gusten los halagos, pero nunca se los he pedido a un extraño, o alguien con el que mi trato es mínimo, profesional o solo nos vemos cada vez en cuanto, no, no les pedí su opinión y no ando por la vida con un cartel que diga “dime hermosa”.

 

Pero, por qué es una agresión:

-          Son valoraciones que hacen de nosotras sin nuestro consentimiento.

-          Cosifican, soy (somos) más que apariencia física.

-          Forma de control, tener que agradecer el cumplido no buscado.

 

Cuando me di cuenta de lo molesto que me resultaba que me dijeran “hermosa”, tomé el valor y le dije “no me digas hermosa, mi nombre es Angélica”, nunca van a esperar esa respuesta.

Para los machos alfa o progres que leen este texto y creen que estoy incitando a la violencia, les aseguro que no es mi intención, mi intención es que como los hombres tiene el valor para decirnos “hermosas”, nosotras también lo tengamos para pedirles que no se refieran a nosotras de esa manera, vamos a explicarles.

 

Merecemos respeto y tenemos un nombre, no somos un adjetivo, un calificativo, una valoración y mucho menos un objeto al que puedan describir a gusto.

 

Hoy las invito a que digamos “no me digas hermosa”.

 

Cumplimos 9 años en el Blog de Angie

Vistas: 36

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Angie Contreras

El glamur del acoso

La semana pasada en el texto…Ver más
Hace 18 horas
Ana Marés ahora es miembro de Mujeres Construyendo
Viernes
Post de Andrea Casabella
Ene 10
Entrada de blog de Mónica Vásquez

Trenzate el cabello

"Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el…Ver más
Ene 9

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio