Es media noche y apenas voy a empezar a leer. En época de vacaciones pareciera que los niños tienen pila infinitamente recargable, solo se ocupan de jugar y pasarla bien, y cuando te das cuenta el día ya se volvió noche.

Pero la verdad es que no puedo soltar este libro; siempre he sido una feliz lectora, sin embargo con los recientes cambios en mi vida, esta actividad se ha vuelto imprescindible y fascinante. Un libro me da oportunidades infinitas de aprendizaje.

Yo creo que el aprendizaje continuo es importante para cualquier persona. Hay tantas cosas que desconocemos que ser indiferentes ante un mundo de conocimiento a nuestro alcance me parece increíble, mucho más cuando tienes metas y sueños por realizar.

La autoeducación en el mundo actual, en la profesión que sea, tiene un valor incalculable y nos potencializa a lograr nuestras metas. Forma parte de la responsabilidad y compromiso que tenemos para cumplir nuestros objetivos pero sobre todo habla de nuestra pasión en lo que hacemos. Es común cumplir estándares cuando sabes que hay alguien detrás presionándote para que lo hagas, ya sea con premios o castigos, sin embargo cuando lo haces por iniciativa propia lo que te mueve es tu mera motivación. Y yo no puedo soltar este libro ¡estoy aprendiendo tantas cosas!

Soy feliz en ese momento en el que me vuelvo consciente de algo que desconocía, de algo que hace clic en mi mente, en mi corazón, de algo que mi alma acepta, reconoce y asimila, de un nuevo aprendizaje. Y solo lo que resuene como cierto en nuestra alma y corazón es lo que se concuerda con nuestra pasión. Alguna vez escuche que los libros te dicen cosas que ya sabias, pero que no sabías que sabias y en realidad solo te ayudan a recordar quien eres en verdad… No sé qué tan cierto sea, pero me suena casi casi mágico.

Viéndolo desde esta perspectiva, si algo no hace eco en tu alma no es tu pasión. Si “tienes que” estudiar, que cumplir con alguna labor que te pidieron o llegar a cierta meta, definitivamente te falta motivación, quizá porque estas inmersa en mil cosas que te distraen, o quizá olvidaste el por qué lo estás haciendo o definitivamente no es lo tuyo.

Aprender es un privilegio y autoeducarte es una declaración de vida, de realización y de felicidad. Es gritarle al mundo que harás todo lo posible por lograr eso que te apasiona. Y si aún no has encontrado esa pasión que te impulse a saber más y más y más, tal vez debas de buscar en lo profundo de tu ser y sacarla del rincón de olvido.

¿Qué es eso que te saca de la cama toda las mañanas? ¿Qué es lo que no te deja dormir de la emoción? ¿Qué libro no puedes soltar? ¿Qué curso quieres tomar? ¿Qué es lo que quieres aprender?

Te invito a hacer una pausa de sinceridad contigo misma y te imagines que tu corazón tiene brazos ¿Qué o a quienes abrazaría y por qué?.. Me encantaría que me compartieras tu respuesta.

Yo por lo pronto seguiré leyendo...

Con gusto les comparto el blog de esta semana en Empoderate Mujer, espero sus comentarios.

Seamos Luz Del Mundo

Cynthia Aguilar

Formadora en Inteligencia Emocional, Financiera y Empoderamiento Femenino.

Vistas: 123

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio