Era uno de tantos viernes imposibles en la Ciudad de México: embotellamientos, mucha gente en la calle, supe que llegaría tarde. Ya todos me estaban esperando, era momento de la despedida, el ultimo día en mi trabajo. Empezó la comida, y aunque fue triste en verdad dejar tantos recuerdos y personas, en mi corazón supe que era el momento de ajustar las velas y buscar nuevos horizontes a pesar de tanto aprendizaje.
Por supuesto que después de 11 años en la misma empresa uno aprende mucho, sin embargo yo saque una lista de cosas que descubrí que no quería y realmente eso es lo que más tengo que agradecer.
Los años que tuve ese trabajo fueron los mismos que estuve luchando por un puesto mejor, perdí la cuenta de las veces que me postule, de las veces que hice exámenes, sin embargo recuerdo perfectamente la respuesta que obtenía: “No”. Cada “no” tenía una razón distinta o quizás en esencia era la misma, mi camino no era por ahí.
Comencé a valorar los “no” y vi en ellos una oportunidad de ser mejor, de encontrarme a mí misma y poder desarrollar todo mi potencial. Estando en aquella comida, justamente de eso trato mi discurso de despedida, di las gracias por cada rechazo, porque deje de pensar en el siguiente puesto, en el siguiente asenso, simplemente deje de limitarme hasta que supe que lo que quería lograr estaba solo en mis manos y me puse al frente de mi vida, y ahora, de mi empresa.
Afortunadamente cuando dejas la zona de confort y empiezas a exigirte encuentras personas similares en el camino, es donde corroboro que tu mundo cambia cuando cambias tu pensamiento. Mis mentores han sido más que exigentes, y se los agradezco enormemente… justo segundos después de querer comérmelos (ja, ja, ja). Mi mentor me felicita un minuto y el minuto siguiente pasa a lo que sigue. Ahora tomo las cosas con calma y sé que crecer, lograr los objetivos que tengo en mente no va a ser sencillo, sin embargo el camino por delante me dejara muchas enseñanzas.
Justo hace unos días escuchaba la historia de "El elefante encadenado" de Jorge Bucay donde en resumidas cuentas se percata de que un elefante de circo, a pesar de su fuerza y su esclavitud, no trata de escapar porque de pequeño, estando atado a una estaca aprendió que “no” podía liberarse y por más que lo intento, un día sintiéndose incapaz, se dio por vencido.
¿Cuántos “no” te han paralizado? ¿Cuántas veces te has sentido incapaz de lograr alguna meta?Cuando éramos niños el rechazo nos gritaba que estábamos en peligro, que solos y frágiles no teníamos mucho futuro y como nadie nos enseñó manejar nuestras emociones, ese miedo al rechazo hace que ahora que somos adultos nos hundamos en un enorme pesar cada vez que escuchamos un “no”.
Como siempre, te sugiero que eches un vistazo al otro lado de tu miedo, que reprogrames esa emoción tan primaria y la manejes a tu favor ¿Qué te parece si cada negativa la vuelves una oportunidad? Toma cada situación como ajena y analiza con la mente en calma, ve que puedes aprender de ella y hazlo. Ya que lo hayas logrado la primera vez me encantaría saber cómo sientes. Te aseguro que empezaras a dar gracias por cada “no” y a descubrir una mejor versión de ti misma en cada momento.
Con mucho gusto les comparto nuestro blog de Empoderate Mujer, las invito a leer, comentar y compartir.



#SeamosLuzDelMundo
Cynthia Aguilar
Formadora en Inteligencia Emocional y Empoderamiento Femenino

Vistas: 101

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Marita Seara Fernández comentó sobre la publicación en el blog La invisibilidad de mi género de Marita Seara Fernández
"Y yo feliz de estar de nuevo con vosotras! Un abrazo"
Viernes
Mujeres Construyendo comentó sobre la publicación en el blog La invisibilidad de mi género de Marita Seara Fernández
"¡Bienvenida nuevamente Marita! Qué gusto leerte por aquí. Un abrazo. El equipo…"
Viernes
La entrada de blog de Marita Seara Fernández se mostró en una publicación

La invisibilidad de mi género

Todo tiene un porqué. La desigualdad de género lo tiene... tal vez no uno sino muchos. Pero,…Ver más
Viernes
Marita Seara Fernández comentó sobre la publicación en el blog Presentándote de Mujeres Construyendo
"Hola a todas. Mi nombre es Marita y soy periodista. Aunque hace mucho me asomé por esta…"
Jueves

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio