El feminismo era un movimiento con mucho sentido en sus inicios, ya que enarbolaba demandas importantes: el derecho al voto, los derechos laborales, derecho a la educación, entre otros. Sin embargo, hoy, debemos cuestionar si las luchas feministas siguen siendo relevantes; pues muchas personas creen que ya no tienen razón de ser y, por el contrario, piensan que es una conspiración de lesbianas/solteronas/brujas/odia-hombres cuyo objetivo es dominar el mundo. Es que las mujeres no pueden necesitar más: lo tienen todo. Entonces ¿por qué se propagan ideas absurdas como  la desigualdad de género? Si ya no hay causas dignas de ser defendidas ¿por qué aún hay feminismo? Frente a estas preguntas, sólo nos queda un camino: analizar y entender qué defienden estas brujas, por qué lo hacen y en que radica la relevancia de su(s) lucha(s). Para lograr tal objetivo nos enfocaremos en algunas de las críticas —si es que se le puede llamar así a todo el contenido— que vemos en las redes sociales.

Las feministas de antes vs las de ahora

Este es uno de los comentarios que más nos hacen —o deberían hacernos— pensar  en la relevancia de las luchas actuales. Pese a que son intentos por desacreditar al feminismo moderno poniendo en retrospectiva los objetivos de las luchas; muestran la “insignificancia” de las demandas actuales, reduciéndolas a meros caprichos.

Con estas imágenes pienso en varias cosas:

1. ¿En serio esperan que las necesidades de una persona en 1900 sean las mismas que de alguien del 2016? ¿Por qué en 1905 no exigían libertad de expresión en redes sociales? ¿Por qué no estamos haciendo una marcha para que todos tengamos acceso al carruaje (además no creo que aplique el No-circula)?

2. ¿Cómo se define la importancia de las cosas? Sí, antes luchaban por el derecho al voto, ahora por no depilarse [1] —sin olvidar las respuestas a este enunciado: ¡qué asco!, es antihigiénico, etc.—, este pequeño acto parece constituir en sí mismo un acto político. La relevancia que se le da a esto —supuestamente insignificante— es la muestra de que hay algo más en ellos, de que quizá no es el acto sino lo que representa. Lo mismo aplica con la delgadez, con cómo se usa (y se ve) el cuerpo de la mujer[2], la conducta, etc. Si esas cosas fueran insignificantes, la sociedad no se esforzaría tanto en mantenerlas.

3. ¿Hablar de que existe algo más que lo femenino/masculino es querer destruirlo? ¿está mal cuestionar un criterio de organización social? ¿no debemos criticar las reglas que determinan cómo vivimos? Sí, tenemos cuerpos diferentes; no obstante, podemos desarrollar las mismas capacidades y aptitudes, pero ¿la igualdad no puede trascender a otros aspectos de la vida? ¿No podemos buscar igualdad más allá del mercado laboral? ¿No podemos preguntar por qué esta dualidad importa tanto? ¿Por qué queremos mantener lo femenino/masculino como criterio de organización? ¿Acaso no puede existir una mejor alternativa?

4. Criminalizar[3] los halagos: ¡una locura! Es que poder transitar libremente y sentirte segura en las calles sin importar la hora, la ropa o que vayas sola —obvio— no es importante[4].

5. ¿Cómo es posible que tras estas afirmaciones de lo que defiende el feminismo moderno, sigan creyendo que hay igualdad y que la(s) lucha(s) no tienen sentido?

Mucha equidad, mucha equidad; pero cuando les conviene ni se quejan

Otra crítica que reciben las feministas actuales es que sólo hablan cuando algo/alguien les perjudica o se encuentran en posición de desventaja; pero cuando la relación es inversa, es decir, ellas tienen más poder sobre otros (hombres), no dicen nada. Lo cual me lleva a varias reflexiones, por ejemplo ¿cuántas veces la mujer tiene una posición de ventaja respecto a un hombre (sin que existan diferencias por raza, clase o jerarquía laboral)? ¿es una ventaja absoluta? Sin embargo, pese a estas y otras inquietudes que tengo, sólo me enfocaré en algunas de las que he considerado más comunes[5].

Estas imágenes a veces me resultan confusas, pues es sorprendente que teniendo en frente un ejemplo de la manifestación de poder, califiquen a las mujeres como abusivas y ventajosas. Por ejemplo ¿por qué la gente defiende a la chica cuando un hombre le pega? porque —obvio— ella es débil: necesita ayuda; ¿por qué se ríen o ignoran a un hombre que es golpeado por una mujer? porque —también es obvio— él se esta dejando, y es que a los hombres también les atribuyen ciertas características como ser valientes, fuertes, violentos, insensibles, entre otras (que no todos los hombres son así, ya lo sabemos; tampoco todas las mujeres tienen un instinto maternal). Entonces,  al partir de estos supuestos “obvios”, resulta irónico, incluso gracioso, pensar que la débil maltrata al fuerte.

Ahora, en cuanto a que una mujer sea vista como romántica por robar un beso (podemos preguntarnos ¿cuántas lo harían?) puede ser cierto, pero creo que más bien le atribuirían adjetivos despectivos (lo cual constituye un desincentivo para al menos intentarlo); lo mismo aplica  si está viendo los genitales de un hombre, para el contacto físico, en general, la libertad sexual. Pero ¿por qué aquí los hombres son considerados pervertidos e incluso pueden terminar en prisión [6]? ¿por qué no sancionan a las mujeres si están actuando de la misma forma? No es porque las mujeres dominan el mundo. ¡No! Es que ¿cuántos hombres han sufrido acoso callejero? ¿cuántos han sido violados? ¿cuántos han tenido que pensar en no utilizar determinada prenda para salir a la calle por miedo a que los agredan? Si bien es cierto que algunos han tenido que vivir este tipo de experiencias, estadísticamente las mujeres siguen siendo las víctimas principales. Con esto no se niega que los hombres sufran por el simple hecho de ser hombres, pensemos en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo ¿quiénes mueren? hombres; no es que a las personas que investigan estos hechos no les interesen las mujeres, pero los más afectados —al menos a primera vista— son hombres; lo mismo pasa con el acoso y las violaciones, se habla mayormente de mujeres porque ellas son las principales afectadas[7].

De igual forma, esta idea de “feminismo selectivo” que vemos en la imagen de la derecha, da la impresión de que las mujeres se quejan porque ganan menos dinero y esto les perjudica; pero no dicen nada cuando el chico paga la cuenta, cosa que les beneficia. Ahora tratemos de entender qué hay detrás de todo esto: la diferencia salarial entre hombres y mujeres —aunque ha disminuido en los últimos años—es un hecho innegable, al igual que la discriminación laboral por género o los techos y paredes de cristal; efectivamente las feministas alzan voz ante esta injusticia ¿o alguien puede justificar de manera racional que una mujer que realiza el mismo trabajo (consideren aquí misma calidad, eficiencia, tiempo) que un hombre gane menos que él?

Luego ¿que las feministas no dicen nada respecto a que los hombres paguen la cuenta? falso, además aquí tenemos varias cosas: 1. ¿por qué pagan la cuenta? hay diferentes razones: en primer lugar, dado que la diferencia salarial persiste, en general, los hombres tienen —o se presume que tienen— mayor poder adquisitivo; en segundo lugar está la caballerosidad, lo cual nos hace pensar ¿a qué mujeres les pagan las cuentas? ¿a todas? no, usualmente sólo a las que están cortejando[8] y así llegamos a la segunda  y tercera pregunta ¿qué significa que lo hagan? significa que tienen poder —que no necesariamente se entiende como económico, sino en la relación en general— ¿qué esperan a cambio? correspondencia por parte de la chica o ¿alguien no ha visto estas imágenes de “si él invita el cine, tú invita los besos”? —sin contar el reclamo de los que terminan en la friendzone: ¿por qué no me pagas todo lo que gasté contigo?— porque creen que con pagar una salida tienen derecho a acceder al cuerpo de la mujer (que, lógicamente, es lo más valioso que posee). En este contexto las mujeres se convierten en máquinas a las que les metes monedas-de-buen-trato para comprar su cuerpo. Por lo tanto, es fácil ver que las feministas han hecho comentarios sobre esto,  pues también han hablado de micromachismos y ¿qué es la caballerosidad? un micromachismo; ¿por qué pagan las cuentas? caballerosidad, entonces es micromachismo.

Una última palabra para concluir.

Sí, hoy no luchamos por el derecho al voto; pero las luchas actuales del feminismo no son menores, pues no es el acto lo que importa sino lo que simboliza, lo que lo hace político; porque las mujeres no dominan el mundo y el feminismo no busca eso; porque andar sola en la calle es ser valiente, usar falda puede ser peligroso: ser mujer es un riesgo[9].

Los hombres también sufren, sí, y el feminismo no los olvida: la lucha contra los estereotipos no sólo es “las mujeres también pueden *inserte frase de alguna actividad masculina*”, también es “los hombres pueden *inserte frase de actividad femenina*”. Entonces, la lucha feminista tiene sentido y lo tendrá mientras persistan las desigualdades. Si las feministas son brujas, pues seamos todos(as) brujos(as) y hagamos una poción que ayude a construir un mundo mejor: con verdadera equidad, con solidaridad, empatía, sin tantos prejuicios, sin diferenciaciones injustificadas; un mundo en el que realmente podamos decir que vivimos y que somos nosotros: ¡hechicemos al mundo con feminismo!

________________

[1] Aclaro: no se esta afirmando que todos los feminismos se concentren en ese punto, aunque al hablar sobre el libre desarrollo de la personalidad o al cuestionar los estereotipos de género, se habla implícitamente de esto: si quiero depilarme (no importa el género) puedo hacerlo y si no me depilo no valgo menos. El mensaje es que cada quien puede hacer con su cuerpo lo que quiera.

[2] Pensemos en la censura que hace Facebook de los pezones femeninos; la manera en que se celebró el día de la mujer en dependencias gubernamentales: con flores; las respuestas que dieron varios hombres en el video ¿Cómo reaccionarías si te preguntaran por la primera vez de tu hijo... cuando les preguntaron ¿Cuál es la diferencia?. También recordemos las campañas que fomentan el uso responsable de las redes sociales, como la del Estado de Veracruz: Pienso, luego publico, que en vez de decirle a la gente que respete las fotos ajenas, les dice a las mujeres que eviten publicar fotos indecentes. Pero nadie les impide nada a las mujeres ¿cómo se llama esto? fomento de la autocensura; claro, no me lo prohibes, sin embargo, me dices que no lo haga.

[3] No se está afirmando que criminalizar sea la mejor opción para sancionar el acoso callejero; sin embargo, es una de las propuestas que se han realizado y al parecer una de las  más exitosas (en términos relativos).

[4] Puede consultar algunas cifras en la ENVIPE y aquí un vídeo con tres casos.

[5] He seleccionado estas dos imágenes porque me parece que contienen varios de los comentarios que se encuentran en las redes sociales y además son muy generales, es decir se habla de acoso/agresiones en cualquier espacio.

[5] He seleccionado estas dos imágenes porque me parece que contienen varios de los comentarios que se encuentran en las redes sociales y además son muy generales, es decir se habla de acoso/agresiones en cualquier espacio.

[6] Sin olvidar que 1. son muy pocas las mujeres que denuncian y 2. cuando lo hacen, muchas veces, se les culpa por ser víctimas: ¿qué llevabas puesto? ¿por qué andabas sola? ¿para que te embriagas? casi les dicen ¿pues para qué naces mujer?

[7] Aquí podemos ver algunas estadísticas, y en atención a que muchos hombres se sienten discriminados por el feminismo, les dejo este artículo.

[8] Retomamos la idea de “no todos lo hombres”, efectivamente no todos, muchos pueden invitar a sus amigas sólo por amabilidad y sin esperar nada a cambio; pero en este caso hablamos de  aquellos que sí desean recibir algo a cambio, por ejemplo los que “terminan” en la friendzone y su “legitimo” reclamo es yo gasté, te trate bien y tú no me hiciste caso.

[9] Les recomiendo el video Dear Daddy

*Este artículo fue tomado de mi blog (https://asterisco143.wordpress.com

Vistas: 515

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Mujeres Construyendo el mayo 6, 2016 a las 12:08pm

Bienvenida y qué buen post. 

Saludos Elideth. 

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

Última actividad

La entrada de blog de Mujeres Construyendo se mostró en una publicación
Hace 16 horas
Coach Leticia López Vázquez publicó videos
Hace 20 horas
La entrada de blog de Angie Contreras se mostró en una publicación

Ser niña jamás sea una limitante

El sector de la tecnología se caracteriza por la falta de diversidad de género en todos sus…Ver más
ayer
Entrada de blog de Mujeres Construyendo
ayer

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio