Al convertirnos en madres, entramos en un proceso de transformación y de duelo: dejamos atrás nuestra independencia y tiempo libre, y nos dedicamos en cuerpo y alma a nuestros hijos. Esto cambia por completo nuestra vida, nuestro tiempo y nuestras prioridades.

Ser madre es hermoso, y también difícil: física, emocional y espiritualmente. No hay descanso, somos madres las 24 horas, y la responsabilidad, en ocasiones es abrumadora.

Por lo mismo, un ejercicio sano e inteligente antes de convertirnos en madres, o durante el proceso de serlo, es descubrir y confrontar nuestras expectativas irreales o inalcanzables. Es vital también, poder hablar abiertamente de TODAS las emociones negativas que se generan al ser madre: miedo, angustia, desesperación, frustración, desesperanza, etc.

Ver, descubrir, sentir y vivir la maternidad de forma completa y sin idealizarla: integrando la belleza, el amor y el júbilo, junto con aquellos aspectos que nos da culpa y vergüenza mencionar, promoverá que seamos madres y mujeres sabias, sanas, fuertes y con la capacidad de crecer y aprender de nuestros errores.

http://www.womensagenda.com.au/talking-about/editor-s-agenda/there-...

Vistas: 134

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio