En las organizaciones, ¿quién motiva a quien?

Algunos dicen que las empresas tendrían que motivar a sus empleados y otras dicen que los empleados deberían de buscar motivarse para salir adelante.

 

Incentivos cómo un bono, un premio, un ascenso son algunas de las que se me ocurren que las empresas emplean para motivar a sus empleados a generar mayores ventas o traer nuevos clientes.  El problema es que en ocasiones estas motivaciones están comunicadas con connotación negativa y eso provoca que los empleados no respondan cómo se espera.

 

Por ejemplo cuando la motivación va comunicada con una amenaza: “Si consigues más de tantas cuentas al mes, tendrás un bono, de lo contrario, tendremos que descontarte tus gastos ejercidos en ese período”.  ¿Están motivando o castigando a las personas? Cuando uno quiere persuadir a otros de forma negativa, lo más probable es que la reacción sea negativa también.

 

Desde mi punto de vista, las organizaciones deben motivar a sus equipos y poner en sus manos oportunidades que les permitan crecimiento y desarrollo profesional, eso no quiere decir que el empleado no deba poner de su parte para sentirse motivado. Depende de uno crecer y desarrollarse y por más que la organización nos ponga delante, cursos, bonos, posibles incrementos en sueldos, y otros beneficios, si nosotros no tenemos la disposición para lograrlo, será complicado.

 

El primer paso es que la persona indicada para comunicar estos planes para motivar a sus equipos, se asegure que lo expresa de forma positiva.  Si no lo hace el efecto puede ser contraproducente,  la campaña o  plan para llevarlo acabo, puede resultar no sólo en un fracaso, pero en una decepción para los directivos, por que crean que su equipo no está cooperando, cuando lo que deben analizar es si lo están transmitiendo de forma correcta.

 

Adicionalmente, los que proponen los esquemas deben ser consistentes o pregonar con el ejemplo, de lo contrario, manda señales encontradas a sus receptores.  Si nunca han ido a buscar una cuenta, si hace tiempo que no miden cómo está el mercado afuera y pretenden motivarlos con metas inalcanzables, o si quieren fomentar actitud positiva y ellos derraman energía negativa, es muy probable que la gente no intente o no haga un mayor esfuerzo por la falta de credibilidad. Como en toda comunicación, cuando no se percibe honestidad y congruencia, el mensaje se pierde.

 

La motivación es constante en las organizaciones, hay que fomentar en todo momento que se continúe con energía y con actitud positiva, como diría Zig Ziglar “La gente continuamente dice que la motivación no perdura. Bueno, tampoco un baño. Por eso recomiendo hacer ambas todos los días”.

 

En el siguiente artículo vienen algunas sugerencias de cómo pueden motivar y de diferentes tipos de motivación: Motivating your team. Importante saber que la motivación es prioridad, saber comunicarla correctamente, más.

 

Una tarea que analizar y poner en una balanza, ¿quién motiva a quién?

Foto Dreamstime

Ale Marroquín es fundadora y directora de Imagen y Protocolo de Negocios especialista en personal branding. Se dedica a reinventar y posicionar la marca personal de profesionales, ejecutivos de alto nivel, emprendedores que quieren acelerar su potencial a través de su presencia ejecutiva. Ella está certificada por la Asociación Internacional de Consultores en Imagen como CIP (Certified Image Professional).

Acelerando el potencial de las personas.

Twitter: @a_marroquin

Vistas: 110

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio