El dilema ¿niña buena rogona o cabrona?

No sé si reír o llorar. Mi terapeuta diría que para aprender, pero estoy enojada conmigo y un poco (muy triste).

En estos ires y venires, y entre los silencios que ustedes testifican con mucha frencuencia, empecé a salir con un hombre.  Como dicen los psicólogos, "me di la oportunidad de vivir la experiencia", y lo hice todo mal y todo al revés.

Lo conozco hace tiempo, la verdad es que siempre me gustó. Yo también a él, pero no tanto como él a mi.  Soy unos años mayor que él. Sé que eso forma parte de lo que a él le gusta, poner en su lista de "cosas que hacer en la vida" salir con una mujer mayor. (Y veo que también está de moda por lo que veo con conocidas y hasta cosas que he leído por aquí.) ¿Y por qué no, poner también eso en mi lista.... haber salido con un hombre menor?

Hace dos semanas que no lo veo y si he sabido de él ha sido por mi insistencia. Odio esta situación.

Si, la regué. Cuando empezamos a salir me fui rápido a la cama con él. A pesar de conocerlo hace un par de años, y de que apenas el año pasado empezamos a familiarizarnos,  este año me buscó para salir con más interés, y en la segunda salida, me acosté con él. Me gustó porque tenía casi dos años de no "darme la oportunidad" de estar con un hombre. No fué espectacular, la verdad es que yo estaba nerviosa y él no tenía mucho interés en saber qué era lo que a mi me gustaba, pero me gustó en general para ser la primera vez. 

Platicamos mucho cuando nos vemos. Eso me encanta, la verdad es que es muy agradable y es un hombre inteligente, ambicioso y con un futuro promisorio.  La comunicación ha sido principalmente vía mensajitos por teléfono.  En otra ocasión  salimos nuevamente y acabamos en su casa, en la cama, y disfrutando mucho el acostón, la mera verdad.  Hubo una tercera ocasión.

Hemos salido al cine, a cenar. Me ha dicho que le intereso, qué quiere saber yo qué quiero con él... pero he sido muy reservada. Me interesa y quiero conocerlo, pero no sé qué más quiero. No tendría inconveniente en intentar una relación con él, pero no quiero forzar las cosas.  En todo caso, hace quince días que no lo veo. Quedamos de hablarnos (como siempre dice él: nos buscamos, nos hablamos, seguimos en contacto), pero no me buscó.  A los 4 días lo busqué, y su voz fue de tanta molestia que estaba enojadísima conmigo por haberlo buscado. Teníamos un compromiso al que lo había invitado, una comida importante de mi trabajo, y me la canceló sin mayor explicación.  Cero mensajes, le mandé a los 5 días un mensaje de chiste, del que se rió, hablamos por teléfono... y nada más. De nueva cuenta su "nos buscamos".

Qué veo? Que soy yo la que le busca y creo que entre otras cosas, es resultado de que le di todo muy rápido. Me siento tontísima y bruta, pues es un hombre que me interesa, y dudo salir de ese limbo en el que yo sola me coloqué. Al sentirme rogona y buscona... la verdad es que ya me di cuenta y decidí no volverlo a buscar.  Me siento tan mal de saber que soy yo la que tiene interés y no él, que no puedo seguirme poniendo a mi misma en esa situación.  No dudo que él tenga algo de interés, pero no lo dejé interesarse más en mi y le facilité el camino.

Pensé: la vida se va tan rápido que si haces las cosas diferentes vivirás algo distinto. Así fué, me acosté a la segunda y me sentí una idiota de hacerlo después. No me gusta el trato que me ha dado, y veo que yo misma no me he dado a respetar más. Supongo que este es el aprendizaje del que siempre habla el terapeuta.

Me da tristeza, por otro lado, haber desperdiciado una oportunidad con un hombre que me resulta tan atractivo. Qué idiota.

Como dicen algunos bestselleres que están de moda: eso me pasa por rogona/niña buena y no por ser cabrona.

Vistas: 2015

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Marijo el diciembre 22, 2013 a las 9:22pm

Veo que fue justo por estas fechas el año pasado cuando empecé a salir con ese hombre…. Lo he vuelto a ver, pero es tan distante todo. Me gusta mucho, se me antoja volverme a acostar con él, pero no me ha vuelto a buscar y no lo voy a buscar yo. Cuando me busca ha sido para cosas del trabajo,  le resulta conveniente mi puesto y para eso si me busca.

Aprendizajes y aprendizajes dice mi terapeuta. 

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio