domingo, agosto 22, 2010

GRACIAS

Gracias por despertar mi corazón de un letargo emocional sentimental, al encontrarte. Creí que no volvería a enamorarme sin reservas… Logre enamorarme de ti tiernamente. Gracias porque al separarme aunque sentí que moría, realmente revivía a una nueva y mejor vida. Gracias por ser resurrección-muerte y transformación.
Gracias por abrirme las puertas a vivir una relación desprejuiciada con respecto a la edad. Fue demasiado inquietante para mí aceptarla en principio, pero luego aprendí que Dios tiene sus propias formas de enseñarnos las cosas, y muchas cosas no es como nosotros queremos sino como el sabe que aprenderemos mejor. Así que contigo hice ejercicio de la capacidad para asumir riesgos, el decidir estar contigo a sabiendas que eras menor que yo, y estabas a la distancia que estabas, hizo que me conectara más profundamente con el aprovechar y vivir la oportunidad al máximo, el presente; contactándome de una forma más segura con mi intuición, dejándome guiar por ella y por mi corazón. Las cuales no se equivocaron …la experiencia fue muy gratificadora y nutritiva. Gracias por asumir el riesgo de lo que en principio denomine esta “locura de estar juntos”.
Gracias por ser un instrumento para aprender y ejercitar en definitiva, el vivir en el aquí y en el ahora, sin esperar lo que pudiese o no, deparar un futuro, ya que el futuro lo íbamos fabricando con el día a día. Gracias por también ayudarme a observar lo negativo de quedarnos anclados en solo ver y vivir el presente, sin ver las consecuencias a futuro. El soñar con el futuro y planificar en pro de El, encaminando nuestras acciones a lo que anhelamos para nosotros, enriquece tremendamente nuestro presente haciéndolo mas sólido, mas alegre, más certero. Así también podemos vislumbrar si se esta construyendo castillos en el aire. Una vez más corroboré que el equilibrio de la visión de futuro y la experimentación del presente es justa y necesaria en todos los aspectos de la vida.
Gracias por ser un ingrediente incentivo para aprender fehacientemente a poner en práctica el ir tras mis ambiciones más elevadas que quiero y me propongo. Viajar por diferentes lugares para verlos y conocerlos juntos, fue un gran reto. Gracias por ser el combustible principal para este aprendizaje. Descubrí una faceta muy deliciosa de mí viajando, y conocí lo alucinante que es para mí viajar. Como me conecta con la vida, como me conecta con mis sueños, y con mis ganas de seguir explotando todo mi potencial. 
Gracias por significar un incentivo para lanzarme a la aventura de conocer un país que amo. Gracias por acompañarme en la aventura de recorrerlo, y brindarme el lado dulce de tu persona cuando lo hicimos las dos primeras veces, fue el mejor regalo que pudo regalarme el universo en ese tiempo. Gracias por ser compañero de viaje al exterior y a las profundas oscuridades internas también.
Gracias por ser coprotagonista de esta historia en la cual aprendí y viví nuevas experiencias, altamente trascendentales en mi vida, las cuales nunca las olvidaré. Me marcaron y nunca podré borrar de mi vida, y menos olvidar que las viví contigo, que fuiste mi compañero de viaje en esos momentos. Experiencias tan complejas, nutridas y también difíciles...
Gracias porque en estos años de la relación me ayudaste a conectarme con la alegría de mi niña interior, a despertarla a redescubrirla y disfrutarla contigo. Gracias al principio de nuestra relación eras tan fresco, tan libre, eso me encantó. ¡Gracias!
Gracias porque a través de mi convivencia contigo reforcé el aprendizaje de aceptar al otro (a ti) con sus limitaciones y virtudes. Disfrutar libre y completamente lo que me entrega sin fijarme en lo que no está o no tiene....Aprovechar lo que si está, y esta dispuesto a darme. Disfruté mucho lo que me entregaste, cuando lo hiciste… Gracias por el presente de conocer tus aspectos positivos, el vivirlos fue maravilloso en su momento. Gracias por el entrenamiento para reconocer los limites de la aceptación de manera comedida, y ver la facilidad para confundir tolerancia con aguante.
Gracias por compartir conmigo tu mundo familiar, por dibujarme en mi panorama siempre a la familia, bien desde sus aspectos positivos como desde sus aspectos negativos. Eso me ayudo a reconectarme con mi propia familia, la necesidad de mejorarla buscando cultivar el bienestar en ella. Gracias por reavivar en mí la fe en la familia.
Gracias por acompañarme en momentos de intensa soledad… Gracias por que aunque no hablabas tu presencia mitigaba mi soledad… Gracias por estar presente.
Gracias por estar conmigo de manera espontánea sin pedírtelo en mis problemas familares… Gracias por ofrecerte a ser mi enfermero nocturno. No lo esperaba de ti…pero tú lo solicitaste… Gracias por ese tronco de acto de amor y de empatia de tu parte….
Gracias por ayudarme a protagonizar una historia que puso en relieve mis debilidades que aun quedaban de relacionarme desde la dependencia afectiva. Pude experimentar lo nocivo que era, tanto durante como después de la relación. llegar al fondo de este tipo de relación me impulsó a autorespetarme más, valorándome y autosatisfaciéndome mis necesidades afectivas de forma más sana y eficaz.
Gracias por haber estado en mi vida, me serviste de reflejo de muchos aspectos que me costaba reconocer en mí. Logre darme cuenta de muchos lados enfermos míos… Y que me negaba a ver en mi y como me perjudicaban… Como mi falta de metas en concreto para aquel momento, mi falta de apego a la vida, mi dependencia afectiva. Mi falta de autorrespeto, mi melancolía constante… Pude darme cuenta cuan mezquina era conmigo: esa entrega abundante al exterior, a los otros y tan escasa para mí… La falta de aventura en mi vida, la falta de actividades estimulantes. La falta de proactividad en mi vida y con mi vida. 
Gracias por ser un maestro tan perfecto en cuanto a ver las consecuencias de asumir sola una relación, y el empecinarme en que funcionase. Gracias por permitirme ver las consecuencias de no ocuparme de mis propias necesidades sino las de los demás. Aprendí tanto de mi lado ambulancia en las relaciones. 
Gracias por ayudar a crear las condiciones para ver cuan desgastante, agotante y destructivo en lo emocional, en lo psíquico, en lo espiritual y hasta en lo físico puede ser una relación tormentosa e incompatible. Donde no se encuentra, ni es retribuido lo que se da. La lección calo en lo hondo de mí ser, jamás se me olvidará.
Gracias por ver en carne propia y en la tuya, los estragos de la evasión… Negación a ver las cosas como son, ni hacerle frente…. Me di cuenta cuan devastador puede ser en general para la vida personal (emocional, espiritual, intelectual, física) y de la gente que nos rodean. Como las raíces de este mal profundizan paulatinamente mas y mas en si mismo hasta destruir cualquier rastro de buena tierra fértil.
Gracias por contener todos tus monstruos interiores y no echármelos encima… Se que te contuviste mucho… Y más sabiendo ahora todo lo que eres capaz….
Gracias por querer estar conmigo a pesar de que las cosas se tornaban cada vez más complicadas y difíciles entre los dos. Aunque la última parte (¿Año?) de nuestra relación no lo entendí, porque ya intentabas estar acompañado de otra persona, por lo menos me dice que había cosas que valorabas en la relación conmigo, que no te atrevías a dejar…
Gracias por haber estado y haberte ido dentro de la relación… y después hecrarme de tu vida y de tu casa de verdad… Pude acercarme a Dios a través del dolor lacerante y profundo que dejaste…. Fuiste un empujón indescriptible para tocar las maravillas del Padre y de la Madre Milagrosa.
Gracias por que un final tan dramático, como fue el final, me ayudó a desprenderme definitivamente de ti, y de la mínima esperanza que pudiera albergar en mi corazón… La esperanza de dejar anidado mi amor hacia ti en mi corazón aunque no pudiese consumarse en la realidad… Gracias por que el descubrir por completo la naturaleza de tus acciones, me ayudó a despertar por completo y empeñarme con ahínco en terminar de drenar el viejo dolor y el nuevo otorgado por la iluminación de la verdad. Pude ver realmente quien eras…
Gracias por ser tan coherente con tu forma de ser desde el principio al fin, en cuanto a ocultar todo, el callártelo todo, y hasta mentir.... El que hayas sido así hasta en el final de los días de nuestros últimos contactos como “amigos”, me permitió darme cuenta por completo que no podía albergar en mi vida ningún tipo de relación contigo. Me hizo darme cuenta que ese “CONTAR CONTIGO” que tanto pregonabas ese mes de abri, solo era una incongruencia más. ¿Como contar con alguien que no respeta la confianza depositada? ¿Cómo contar con alguien que miente jurando sobre lo más sagrado? 
Gracias por permitirme a través de esta experiencia conocerme más, conocer mis necesidades, conocer lo que quiero en mi vida y lo que NO quiero en ella, lo que quiero vivir y LO QUE NO QUIERO VIVIR. Gracias por permitirme dilucidar como la quiero vivir.
Gracias por haberte finalmente ido de mi vida. Pude reconocerme, pude llegar al fondo de mi …Caí profundo, y logre así escalar y levantarme, explorando desde mi más profundo foso, todos los aspectos negativos que me llevaron a quedarme contigo en una relación que me hacía daño. 
Gracias porque fuiste impulsor de un viaje increíble de crecimiento emocional y espiritual. Esta experiencia me acercó mas a mi misma, a descubrir lados que estaban en la oscuridad, me ayudo a ser más libre. Gracias porque me reencontré con Dios y con su infinita bondad. 
Gracias por respetar mi silencio en todo este tiempo…eso me ha ayudado a encapsularte en un lugar de mi corazón… Aun no es un lugar especial aun es un lugar algo “infiernado” pero un lugar en el corazón al fin y al cabo…
Gracias por enseñarme que efectivamente todo es finito y lo único interminable es el amor de Dios y sus maravillas. Gracias por permitirme ver los lados nobles, abundantes en riqueza y bellos que puede desarrollar el ser humano, y al mismo tiempo palpar como pueden convivir en el mismo espacio (el interior) los lados extremadamente desérticos, en ruinas, escasos de valores y llenos de tinieblas.
Gracias por todo lo bueno, que para ser sincera me cuesta recordar ahorita. Gracias por todo lo malo, que es con lo que más fácil me conecto ahora, debido a tu falta de honestidad… Pero Gracias al fin y al cabo… De verdad no es sarcasmo, de verdad no es ironía… Es poder reconocer que esto tan malo que fue el final de la relación desde mi parte desde mi vivencia, tuvo un buen propósito… Tuvo un excelente resultado…Ser la Yolanda que soy hoy en día. Una Yolanda muy distinta a la que conociste.…No una Yolanda amargada… No créeme que no hay amargura. Eso es lo maravillosos, que descubrí o redescubrí a la Yolanda Alegre que vive en mi… a la Yolanda que adoro… Reconocí y reconstruí a la Yolanda que vive y vibra con el mundo. Que vibra con Dios y con cada una de sus maravillosas creaciones. Lastima que no pueda vibrar contigo amistosamente porque no confío en ti… Me lastimó mucho y profundamente tú silenciosa y desleal mentira: tu traición. Construí una Yolanda más segura de si misma, una Yolanda que no anda mendingando afecto, porque lo da y lo recibe a manos llenas, una Yolanda que crea, una Yolanda que lideriza su vida, que no se deja llevar por el medio por las circunstancias simplemente. Una Yolanda firme, una Yolanda que ama. una Yolanda guerrera… Una Yolanda más integral. Una Yolanda más fuerte… Gracias… No te debo nada, no me debes nada… Por todo lo que te di, y recibí de ti, por todo lo que creí me quitaste, terminaste con eso dándome más de lo que creíste. De hecho me diste más cuando no me diste que dándome… ¡¡¡Gracias de verdad!! Es irónico pero es así… Las lecciones que aprendí de mi misma, y de toda esta historia supera con creces lo que pudiste darme intencionalmente. ¡¡Gracias!! Vete en paz, Estamos pagos…
Que Dios te de lo que necesitas….

 

Vistas: 231

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio