¿De qué manera procedes en lo que haces? Eres sencillo o te la complicas. Tu estilo o forma de vivir y/o hacer tu día a día, tu relación con el entorno, tu expresión en cualquier ámbito de comportamiento, hábitos, costumbres y relaciones interpersonales; en sí es la manera en que vives, tus preferencias y actitudes. El estilo supone tu elección aunque sea inconsciente de tu conducta y preferencias, utilizando tu propio método y estrategias.

                Los estilos de conducta humana son tan variados como los arquitectónicos,  desde los más cargados en ornamentación como el barroco o el rococó, hasta los que se reducen a su mínima expresión como los minimalistas. La arquitectura la relacionamos con la idea de seguridad y protección, su desarrollo implicó el progreso de la ingeniería, el urbanismo y un sinfín de materias dignas de estudio.

                La arquitectura ha sido un reflejo de nuestra expresión como personas. Si observas tus espacios podrás conocer un poco más de ti, es la manifestación de tu espíritu, ¿qué llama tu atención? Un solo color o la combinación de varios, líneas sencillas o paisajes intrincados, áreas muy iluminadas con el sol dentro o con la luna asomando en tu ventana. Tu recamara, cocina, sala, te cuentan historias: tu historia. Abre bien los ojos y presta atención a lo que te platica tu casa, tal vez puedas advertir un suave murmullo o te percatas de que te está gritando un mensaje hasta ahora inadvertido.

                Despierta a tu diseñador interno y pon manos a la obra, investiga un poco más de tus preferencias para que tu lugar sea el que anheles regresar a refugiarte, a disfrutar, a sentirte a plenitud, donde seas tú y te puedas expresar.

                Los estilos arquitectónicos representan los hechos históricos por los que está pasando la humanidad, las construcciones son la respuesta de las personas al medio en el que les tocó vivir, comenzando por protegerse de la naturaleza, pasando por protegerse de otros grupos de humanos, por lo que su expresión era militar, murallas y castillos, también estaba la exposición a lo mágico y lo divino por lo que también se desarrolló la arquitectura religiosa, dando al pueblo un palacio que ofrecerle a su Dios, los griegos nos proporcionaron los espacios de índole pública donde el ágora representaba el respeto a lo que simbolizaba los intereses de la comunidad, aportando un orden político al mundo. En respuesta a la Edad Media surge el Renacimiento que abre el horizonte al desarrollo, rechazando todo lo medieval, evocando las cualidades intrínsecas del ser humano, nace una nueva forma de ver al mundo.

                Los estilos van surgiendo en respuesta a los que les preceden, algunos evolucionan y otros reaccionan de manera contraria, es un proceso periódico de perpetuo acercamiento, separación y desviación. ¿Recuerdas la decoración de la casa de tus abuelos? ¿La decoración de la casa de tus papás la catalogarías de reacción contraria o una extensión? ¿Y tu espacio cómo lo describirías? En qué momento de tu vida estás que tu casa lo manifiesta.

 

Vistas: 70

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio