Que un anti abortista, o en su defecto, alguien que está a favor del aborto si es porque se trata de violación o deformación del feto, comparta todo tipo de imágenes sobre el libre derecho de una mujer a decidir sobre su cuerpo, no sé si me parece irónico o es de agradecer. El cualquier caso, lo que no creo apropiado y se sale de mi entendimiento razonable, es que este tipo de persona, que “apoya” el aborto dependiendo del lado del que se levante, encima utilice el tema de la violencia de género como un negocio en el que sacar cursos de defensa personal, donde los publicita como la “panacea” del fin de la violencia. Vamos a ver señoras y señores todos. La defensa personal requiere una constancia, un camino de aprendizaje, un entorno en el que estén y figuren los instructores capacitados y acordes con la finalidad que quieren lograr. La violencia de género no es un mercado al aire libre para que cada cual exponga una carpa que a su vez sirva de refugio temporal ante el siguiente golpe o ataque. La violencia de género es una realidad que está dejando muchas víctimas en su camino.

Víctimas que tiempo atrás o no tan lejano han buscado ayuda, han llegado a denunciar, han confiado en la justicia, y al final lo que queda es un resultado nulo, caso omiso, mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas y ahora sólo figuran como una estadística para el recuento de un sistema gubernamental, cuyo único fin es idear campañas en contra de la violencia de género, pero no actúan acorde a lo que alzan en campaña, y todo queda en una bonita foto replegada en titulares, hasta que el siguiente titular es una muerte anunciada. Y así volvemos al tema inicial, donde encontramos un sector que se supone anfitrión de toda mujer maltratada, le despliega un abanico de posibilidades para que se sienta segura, y lo que en realidad está haciendo es restar tiempo a su seguridad y a su libertad.

Son los llamados “depredadores”, esos que extienden la carpa a modo de querer proteger y considerarse los salvadores de lo que ellos consideran mujeres indefensas. Estos depredadores defienden todos los derechos de la mujer, hasta los que aún no existen, avalan el aborto como una decisión única y exclusiva de la mujer, y así un sucesivo y largo etcétera. Hasta que comprueban que las mujeres no necesitamos una mano que sostenga la carpa de nuestro mundo, más que nada porque el mundo lo ideamos y ampliamos nosotras mismas, sin necesidad de sostener nada que nos proteja del espacio exterior.

Con respecto al tema de la violencia de género y la defensa personal. Pues me parece “inaudito” que alguien que se hace llamar “maestro” le afirme a una alumna que con dos días de defensa personal ya está preparada para… pues la verdad no sé muy bien para qué, pero que está preparada.

Y así se sigue sacando un beneficio económico a base de vender la gran mentira de “Aprende defensa personal y se acabará la violencia de género” ALUCINANTE E IMPERDIBLE, y sería digno de ver y comprobar cómo se logra la erradicación de la violencia de género aprendiendo defensa personal.

Cuando no se tiene base, ni concepto, ni mucho menos ética para saber lo que en realidad se tiene como objetivo en la vida, suceden estos “desajustes” mentales y estas mezclas irracionales.

En primer lugar considero que la defensa personal es un aprendizaje que nos hará sentir más seguros, aumenta la autoestima, te hace relacionar con más personas de diferente índole y condición, y en definitiva, es algo que te enriquece a modo personal y en el día a día puedes ir viendo tu avance y te ayuda a estar preparada para situaciones que en otro momento no sabrías cómo afrontarlas. Pero la violencia de género sigue existiendo por mucha defensa personal que aprendamos, pues su raíz no está en saber o no luchar, sino en la parte de la sociedad que se niega a aceptar que hombres y mujeres debemos estar en igualdad de condiciones, que uno al otro nos complementamos, no para ser esclavos y sumisos de un sistema, sino para reinventar nuestro propio sistema, donde la mujer sea libre de decidir sobre su cuerpo y el hombre…pues el hombre aprenda de la mujer.

Igual así empezaba a cambiar la historia, pues las mujeres estamos cansadas de tanto machismo, tanta dominación patriarcal y tantas normas engendradas por los hombres, cuando aquí las únicas que tenemos útero para engendrar somos nosotras.

Aprender a defendernos es un buen comienzo para dar a conocer a quienes ven en la mujer a un ser débil e indefenso, que poseemos las mismas aptitudes para tomar decisiones, y si podemos levantar el peso de discos y mancuerdas, también podemos levantar el peso de nuestra conciencia, la misma que nos lleva a decidir si abortamos o parimos.

Laura Díaz

Link a enlace https://caunomasmaltrato.wordpress.com/2014/03/29/como-se-patrocina...

다2

*Imagen de archivo

Vistas: 131

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

Última actividad

La entrada de blog de Mujeres Construyendo se mostró en una publicación
Hace 54 minutos
Coach Leticia López Vázquez publicó videos
Hace 4 horas
La entrada de blog de Angie Contreras se mostró en una publicación

Ser niña jamás sea una limitante

El sector de la tecnología se caracteriza por la falta de diversidad de género en todos sus…Ver más
Hace 9 horas
Entrada de blog de Mujeres Construyendo
Hace 9 horas

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio