Desde hace un tiempo he estado con ganas de poner alguna fotografía en alguno de mis posts, y no hace mucho una de mis nietas tomo una que me gustó, por ella y por mí.  Así es que esta foto me abre la puerta para escribir hoy mi entrada.  

      Esta nieta se llama Andrea y es la segunda hija de Lourdes, una de mis cinco hijas. Ya terminó su carrera con éxito e inmediatamente empezó a trabajar. Está con un horario apretado, pero muy contenta por lo que está aprendiendo. Es una chica muy responsable, muy cumplida, cariñosa y una magnífica hija, hermana y amiga, por eso tiene  amistades y cariños duraderos.

     Hace como año y medio y queriendo aumentar los ingresos de su mesada, nos convertimos en socias. Ane (su diminutivo)  tenía ideas sobre unas "ballerinas" (adornos para usar en la cabeza, sujetando el cabello) y  sabe cuanto y cómo tejo, así es que empezamos a hablar del asunto y armamos el negocio.

     

     A mi me tocó dedicarme a la elaboración de ballerinas, flores  y demás y a ella pegar adornos y botones y  vender.  Y las ganancias  divididas. Funcionó muy bien mientras duró, pero los trabajos de la universidad, los exámenes y prácticas dieron fin a esta grata sociedad. 

Vistas: 82

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio