WomEnhouse (1996) es un sitio de colaboración, multi-usuário autor que explora la política de las relaciones del domesticas y del género a través de "cuartos virtuales" y de "espacios domésticos conceptuales" por 24 artistas, arquitectos, poetas, historiadores del arte, y teóricos culturales.


WomEnhouse toma su inspiración inicial del Womanhouse 1972, un proyecto feminista groundbreaking de Judy Chicago, Miriam Schapiro y Fe Wilding, y otros artistas implicados en el programa feminista del arte en el instituto de California de los artes y de la comunidad local. WomEnhouse Muchas instalaciones en símbolos esteriotipados jugados en Womanhouse la identidad "natural" de las mujeres como sexo que se oponen contra las representaciones del trabajo doméstico de tal modo que revelan estos estereotipos que se arraigarán en las actividades tradicionalmente asignadas de las mujeres no en sus cuerpos. Por ejemplo, [ fe ] el ambiente crocheted acogedor de Wilding (también conocido como sitio de la matriz ) toma la forma de una matriz que abriga gigantesca, con todo la fue construido a través del arte doméstico dependiente de trabajo de crocheting; una indicación que cualquier sentido del bienestar emocional impartió por la presencia de las mujeres en el hogar es el resultado del trabajo duro - no una función de biología. el trabajo creativo de colaboración que, como ése en Womanhouse, diseca las maneras de las cuales se construyen los ambientes domésticos, percibido, y ocupado dentro de la red – Sistemas de energía.

Antes de empezar a hablar del evento WomEnhouse, haremos un repase por la exposición Womanhouse. En 1972, en los albores del movimiento de arte feminista en Estados Unidos, cuando Judy Chicago y Miriam Schapiro impartían las primeras clases de arte feminista en Cal Arts, uno de sus proyectos fue Womanhouse. Estas intrépidas maestras y sus valientes alumnas se agenciaron una casa que pronto demolerían para realizar una serie de instalaciones y performances que hicieron historia. Los temas, naturalmente, eran el de la domesticidad y las relaciones de género.
Womanhouse exploró y desafió - con una mezcla compleja de longing, de la nostalgia, del horror, y de la rabia - el papel doméstico asignado históricamente a las mujeres en sociedad del americano de la clase media. El trabajo manual de la clase realizada típicamente por los hombres era una parte integral del proyecto, sin embargo, puesto que la casa dilapidada necesitada para ser reparado y para ser renovado antes de que los artistas podrían comenzar su trabajo sobre los ambientes. Los estudiantes instalaron cubiertas de la ventana, reconstruyeron los muebles y las barandillas quebrados, pisos reacabados, paredes enyesadas, y los pintaron.

La cocina nutricia evocó dramáticamente el agotamiento y la degradación de las mujeres atrapadas en servicio a otros. Las docenas de huevos fritos espuma-moldeados descendieron sus paredes rosadas enfermas de techo para solar, gradualmente transformando en los pechos oscilantes, una metáfora para la carga perpetuo de alimentar y de consolidar otros. En el sitio de Leah , una reconstrucción del boudoir del envejecimiento courtesan en la novela Cheri de Colette, los ejecutantes Karen LeCocq y Nancy Youdelman presentaron el papel tradicional de un objeto del sexo como exigiendo y en última instancia degradando. El tomar da vuelta en el papel de Leah que se mire ansiosamente en el espejo adornado de su tabla el vestir, el maquillaje de los ejecutantes aplicados incesantemente, quitado, y reaplicado en una tentativa desesperada de ocultar las muestras ineludibles de la edad que avanza.

El proyecto más de gran alcance y ciertamente su menos ataque sutil contra la estereotipia biológica y la división del trabajo patriarcal era juego del martillo y de la concha de Chicago de escrito en Fresno y realizado en Womanhouse por Faith Wilding y Janice Lester. El funcionamiento gira alrededor de una discusión doméstica entre "él," equipado un pene exagerado de la suave-escultura, y "ella," usando un vulva redondo de la suave-escultura que se asemeje nada tanto como placa del partido de la cena.

Womanhouse fue abierto en el público por un mes y fue visto por casi diez mil personas - que eran anunciadas solamente por la palabra de la boca.

Un cuarto de siglo después, otro grupo de mujeres retoma el tema y la estructura de aquel primer evento para crear una casa virtual, haciendo patente que, aunque algunas temáticas siguen siendo importantes, el tiempo no pasa en balde y tanto las formas como los contenidos en el arte hoy son otros.

WomEnhouse, en los trabajos presentados utilizar al máximo las posibilidades del hipertexto de explorar capas y más capas de imagen e información, las propuestas de las participantes son más conceptuales. Distinto de la estética de la primera Womanhouse, hoy en día vemos un trabajo en equipo entre teóricas del arte, artistas, arquitectas, fotógrafas que transitan sin miedo y con amplio conocimiento por las temáticas más escabrosas y las formas artísticas más avanzadas. Nos presentan un mundo más complejo, a mujeres que hoy transitan como pericos por su casa en un mundo que antes solo era de los hombres y cuyos intereses definitivamente han traspasado los muros de la domesticidad. La frontera entre el ámbito privado y el público se ha borrado. Nos presentan un mundo en el que a las mujeres ya no solo les interesan los problemas de su género, sino la forma en la que estos se insertan dentro de una problemática de relaciones de poder, cuestiones de clase y sexualidad. El doméstico se postula así como el sitio primario de la intersección del público y de los reinos privados. Estos reinos se han derrumbado en uno otro con la penetración de la cultura de la materia y el trabajo de los "hombres" (contra doméstico o las "mujeres") en el hogar por medio de la comercialización del correo directo, de la televisión, y de los dispositivos de la teleconmutación.

Debido el evento tener una variedad de participantes lo cual hace tener una grande extensión, procuraremos presentar algunos de los trabajos presentes WomEnhouse, centrados dentro del contexto del feminismo y desenvolvimos por artistas comprometidas con el tema.

De las artistas originales que participaron en el proyecto en los años 70, la única que también aparece en esta nueva versión es Faith Wilding. En el primer proyecto ella creó un cuarto cubierto de tejido en crochet, un poco como telaraña, recuerdo de Ariadne y membrana permeable por la que era posible transitar. Hoy Wilding retoma sus mismas inquietudes haciendo una serie de reflexiones sobre los cambios en estas últimas décadas.


Vistas: 93

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio