Hace algunos días falleció una persona muy querida por mí, realmente debí esperarlo, pero como  la mayoría de los seres humanos me negaba a creer que la posibilidad llegara pronto,  incluso he tenido varias experiencias de personas muy cercanas que han fallecido de lo mismo o sea  de Diabetes, aun así inconscientemente, mmm? No, más bien creo que conscientemente, fingía que no pasaba nada y cada que la veía me ilusionaba pensando  que todo estaba bien,  incluso en varias ocasiones le hice mención de lo mejorada  que se veía, cuando recibí la noticia de que ella estaba grave en el hospital me apresure a ir a verla y nuevamente en conjunto  con sus hijos me cegué,  pensé que  las cosas no iban tan mal, finalmente ocurrió lo que yo no quería  que pasara falleció,    en contra de mi propia voluntad acudí al velorio, que en mi familia se acostumbra dure dos días, así que queriendo no sentir el dolor  que causa el hecho, me puse a reflexionar un rato.

Primeramente observe a sus hijos, me di cuenta del amor que le tenían  y el dolor que les causo tenerla en el hospital con la zozobra de pensar que iba a suceder,  el temor de perderla  hacia que se movieran,  que buscaran todos los recursos habidos y por haber   para que no partiera; médicos, hospitales, santos, Dios, Vírgenes… oraciones múltiples, bueno  hasta santeros  hicieron su aparición en esta angustia,  y al final de cuentas nada de esto dio resultado,

Al recibir la noticia hubo diferentes reacciones , hubo quien como yo solo callo sin pronunciar palabra y queriendo pensar  que  Dios había hecho lo correcto y que donde quiera que estuviera ya estaba mejor, otros  se desmayaron,  creo yo que la realidad en esos momentos los supero, otros externaron su dolor  con un llanto doloroso, hubo uno que estaba en el extranjero  y  no pudo regresar  quería permanecer pegado a la bocina telefónica hablaba con todo mundo,  tratando de  que alguno de nosotros le dijera que debía de retornar  para estar presente , aun cuando estaba a horas de recibir a su bebe, pensé que él no quería hacerse responsable y de alguna forma buscaba la complicidad de alguien para no sentirse tan culpable  si se venía, pero no hubo quien se le uniera. Entonces  haciendo uso de la tecnología de nuestros tiempos  y con todo respeto al cuerpo inerte de  mi tía, pusimos  a trabajar la web Cam  para trasmitir en vivo y a todo color  el acto fúnebre que se llevaba  a  cabo en  esos momentos , bendita tecnología pensé,    como era mucho el tiempo que tenia libre y en el cual no podía hacer otra cosa que acompañar  el cuerpo sin vida de mi amada tía, tuve que entretener la mente en algo más que observar críticamente a mi familia, fue entonces que  empecé a hacer un análisis de mis emociones, una introspección

Vi mi tristeza, mi dolor, mis lágrimas, me pregunte porque me dolía tanto su partida,  he sido una estudiosa del proceso de la muerte, según yo estaba preparada para la partida de mis seres queridos. (L )  Estoy aprendiendo que los seres vivos tenemos un ciclo de vida, que todo tiene un principio y un fin,  que cuando uno muere solo es  la transformación de  energía, nada desaparece solo se transforma, he leído que lo que muere, es el cuerpo físico, porque el  espíritu solo va  hacia otro  lugar en el espacio , que lo más probable es que  ese espíritu  este feliz de regresar a casa,  Hay  pueblos indígenas que cuando alguien muere hace fiesta,  son felices,  despiden ese cuerpo con música, llenos de alegría ven a sus seres queridos partir,  como cuando alguien se va a triunfar a otro país . Bueno y si había aprendido todo eso, acaso no debería estar feliz? 

Que era lo que me tenía tan consternada?,  No, si no era por ella por quien lloraba totalmente, también lloraba por mí, si por mí,  ella era el único vinculo que me quedaba con la familia de mi madre muerta,  no es que no tuviera más familia, por supuesto que si la tenia, mi madre tiene 6 hermanos mas con muchos hijos y nietos, pasa que mis padres solo tenían vínculos cercanos con esta tía y no es tía directa era la esposa de un hermano de mi madre ya difunto, pero era tan linda persona conmigo que me encariñe demasiado con ella, a la muerte de mi madre ella era la que me escuchaba, me daba consejos, me regañaba, me animaba en fin que acudía con ella cuando tenía broncas, como solemos hacer los hijos con los padres, solo los buscamos cuando los necesitamos,  por lo tanto eso era lo que en verdad me estaba doliendo la perdida de la persona de toda mi confianza, ahora a quien acudiría?.

Generalmente cuando alguien fallece lloramos en parte por nosotros,  porque pensamos en que vamos a hacer  sin esa persona, cuando vemos que está a punto de irse nos encomendamos a toda la corte celestial y ángeles que les acompañen, no pensamos si esa personita  sufre, está cansada, es su deseo morir, nos portamos egoístas pensando solamente en nuestras necesidades, en nuestro dolor, en ….

Y con esta reflexión llegue a la siguiente conclusión

Sí,  estoy triste, me he deprimido, sé que tengo que pasar este proceso de duelo que existe cada que ocurre una perdida, lo viviré con conciencia y aceptare que ya no está en este mundo

Dicen que el tiempo lo cura, pero el tiempo por sí solo no cura nada, así que decidí en ese momento que me ayudare haciendo algo con mi tiempo,  utilizare mi tiempo para aceptar que he perdido  a esa persona, para reconocer que ese ser querido ha muerto y no la voy a recuperar,  expresare mis emociones   y sentiré el dolor que me causa su perdida, aprenderé a vivir de hoy en adelante sin ella,. Sé que llegara el momento en que tendré que soltar el dolor y el pasado, para dar paso a una nueva vida sin ella, Existen otras personas a las que amar, eso, no significa que quiera menos a esa persona que se fue.

Que cuando llegue el momento debo Finalizar el duelo , esto no significa olvidar; es pensar en ella sin esos latigazos de dolor, le recordare con ternura y agradecimiento por lo vivido juntas, le daré sentido  a esos años vividos, entenderé con el corazón en la mano que el amor no se acaba con la muerte.

Hoy he decidido que voy a dejarla ir con gusto, con felicidad, pensare que ella en donde quiera que este, estará mejor,  ya sin tanto dolor físico, le agradeceré toda mi vida lo mucho que me dejo, sus enseñanzas, sus consejos, su recuerdo vivirá en mi hasta el último momento de mi existencia.

Sé que en cierto modo nunca se recupera de una pérdida significativa, porque esta inevitablemente te cambia, cambia tu vida, Pero también sé que puedo escoger si ese cambio será mejor.

"El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional"

Vistas: 119

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros sobre mujeres y finanzas

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio