Patatekas... el derecho a ser peatón/a y a un transporte público digno.

"Es peatón porque quiere..." es el nuevo comentario que se une a "es pobre porque quiere, oportunidades hay muchas..." Como si en una gran ciudad donde las vialidades por más segundos pisos que le pongan por más super vías que deforesten los únicos espacios verdes con ríos vivos de esta ciudad no fuera una opción casi ideológica ser peatón o peatona. Un(a) patateka! porque en un momento dado, todo/as alguna vez lo hemos sido o lo seremos. 

Acción "Patateka" del 18 de noviembre de 2011

junto con Leticia del Rocío Hernández y Rodrigo Porrúa en Av. Reforma

La movilidad en la ciudad de México se está viendo colapsada. Ser peatón/a significa mucho más que ser un/a pobre diablo que no le quedó otra que dejar de contaminar esta enorme ciudad ni aportar con su claxon y mala leche al tráfico diario. Significa entre muchas otras cosas:

  1. usar el transporte público como primera opción antes que usar bicicleta, moto o auto. Aunque la bici sea una alternativa más viable no deja de ser un transporte unitario...
  2. desear caminar por entre sus calles sin sortear el auto que se estaciona encima de la banqueta porque "ya no hay lugar" porque "sólo son cinco minutos". Ni esquivar al ciclista que se siente inseguro ante un coche y por eso prefiere que el/la peatón se sienta peor... al cabo que un chingadazo de una bici es menor que un auto (aunque un maestro mío tuvo que pasar ocho días en el hospital por ser atropellado por un ciclista... menos mal que no fue un cochista...)
  3. pasar por las esquinas sobre cebras perfectamente pintadas y respetadas por ese auto que "no libro el amarillo y se quedó a la mitad del paso peatonal por lento"
  4. no bajarse de la banqueta a riesgo de ser atropellado porque la banqueta está invadida por comercios que de tan informales ya hasta hicieron un pequeño centro comercial en ella (han intentado pasar a cierta hora por la banqueta de Av. Universidad ahí donde está Sam's y Walmart a unos pasos del metro Zapata)
  5. caminar por la calle, moverse a pie sin ser molestada por "piropos" que denigran y que obligan a mujeres a refugiarse en bunkers ambulantes porque caminar por la vía pública es arriesgarse a ser molestada
  6. usar el transporte público  y colectivo(microbuses, metrobús, metro) que por la cantidad que puede trasladar de un lado a otro supera con mucho las unidades de bici, motos o autos, (transporte particular) que circula por las vías.
  7. caminar por las calles, constatar el estado de las banquetas que a veces son verdaderamente obstáculos insalvables de tan chipotudas y abandonadas que están. ¿Se quejan de los baches? es que no han visto ciertas banquetas que son el everest!
  8. cuando uno/a viaja en transporte público también ve a otras personas, diferentes historias. A veces sí, se sufren (no más que el auto de enfrente) pero también se conocen, se observan, se adivinan historias de esa/os vecinos colectivos, de esos conciudadanos con quienes convivimos en esta ciudad. 
  9. conocer el reglamento de tránsito y saber que sí, hay puentes peatonales (algunos inservibles e inseguros y sucios) y también que hay que respetar altos, y pasos peatonales, también que en la escala de tránsito somos quienes tienen preferencia y no al revés.
  10. reivindicar el derecho a ir sintiendo el sol, mirar a la cara a quienes nos encontramos, descubrir calles y hechar de menos casas que dejaron paso a otro tipo de construcciones, encontrar nuevos negocios, detenerse a reir con un niño/a, saludar a un perro... vivir el espacio público. 

La diferencia entre autos, bicis, motos y transporte público...

Desde mucho antes que subieran el metro a cinco pesos, desde mucho antes que se destapara ese agujero de corrupción que resultó ser la L12 del metro... mucho antes ya venía quejándome del poco respeto que se tiene en esta enorme ciudad a las y los peatones, porque soy peatona y me gusta serlo. Se bien que un/a imbécil en dos pies, en dos ruedas o en cuatro llantas sigue siendo el mismo/a imbécil... pero aumenta su peligrosidad... ¿sabían?... y el transporte público sigue siendo concebido como si transportaran ganado... no importa que una persona de la tercera edad o una madre con su bebé o un enfermo/a tenga que esperar convoyes saturadísimos... espaciados por tiempos increíbles. No basta con asientos color rositas y vagones exclusivos, eso sólo refleja la imposibilidad de ser solidario/as con las personas más vulnerabilizadas... es una segregación "positiva" ante la desesperanza de que todo/as podamos discernir que si estamos agotado/as o saturado/as una persona con discapacidad, por edad o por enfermedad, por situación especial necesita el asiento, el tiempo necesario para bajar de un vagón...

¿Quieres ver como se discrimina en esta ciudad? Usa el transporte público durante una semana... 

Quizá si nuestros gobernantes en lugar de usar camionetas blindadas con séquito que le allana el camino (o últimamente helicópteros) usaran el transporte público se dejarían de "populismos" y serían más coherentes con el transporte que también usaran sus hijos/as, sus familias. Porque no se puede decir que "se fomenta el transporte público" cuando el transporte privado tiene el subsidio del 100 por ciento y se destinan millones a vialidades para autos que al paso de ¡meses! ya no años, resultan insuficientes y caras para todo/as como lo es el 2o piso o la Supervía... no se puede seguir fomentando el auto particular en una ciudad como la nuestra...

Tenemos derecho a un transporte público ¡digno!

barato, eficiente, solidario.

Vistas: 327

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros sobre mujeres y finanzas

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2021   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio