Mordí una manzana

roja carmesí

y el castigo dura

una eternidad

que quema

mi pecho.

El rojo de mis labios

no muestra lo negro

que tengo el corazón

en esta noche de sueños

rotos, caminos sin destino

palabras sin sentido.

¿Qué soy y, a dónde voy?

Me pregunto en cada

aurora. 

Vistas: 25

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Salud y bienestar

Libros para inspirarse

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2021   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio