La esperanza de vida se ha incrementado en el tiempo. La ONU, en su Informe “Perspectivas de la población mundial 2022”, destaca que, en este año, habrá 771 millones de personas de 65 años en adelante; es decir, tres veces más que en 1980, cuando se registraron 258 millones. Dicho segmento seguirá creciendo, pues se proyecta que para 2030 llegue a 994 millones.

Este fenómeno sucede, con mayor rapidez, en América Latina y el Caribe. Así lo refleja un estudio del BID, de 2020, sobre esta región, que estimaba que, para 2050, uno de cada cuatro individuos (27.5 por ciento) será mayor de 60 años, y que para 2090, se tendrá el porcentaje más alto de este grupo etario en el mundo, con 36.4 por ciento.

El potencial de esta población debe ser aprovechado por los países; a través del impulso de la economía plateada o silver economy. Gracias a los avances médicos y a la prevención en la salud, las personas de este sector están en mejores condiciones físicas y mentales; siguen siendo económicamente activas, continúan su formación y contribuyen en su comunidad.

La presencia de generaciones longevas impacta en la forma en que participan en el ámbito social, laboral y de emprendimiento, así como en el diseño de bienes y servicios acordes a sus demandas.

Las sociedades debemos cambiar la perspectiva sobre el hecho natural de que los seres humanos, cada año, sumamos edad, y prepararnos para afrontar la madurez, no como un problema, sino considerando sus ventajas, adaptando los esquemas productivos, educativos, sanitarios, de trabajo, de vivienda, y de seguridad social, a esta realidad.

La economía plateada replantea la actividad económica hacia un modelo inclusivo, que valore y capitalice la experiencia, capacidades y aportaciones de las personas adultas mayores, como consumidoras y profesionales.

Un aspecto clave para consolidarla es la denominada age tech, que implica avanzar en la digitalización; que la innovación se use para alargar la esperanza de vida con calidad; además de adaptar la tecnología para quienes están en este segmento, de tal suerte que mantengan su autonomía.

No se trata de que la gente viva más, sino que lo haga con dignidad y bienestar; que pueda desarrollarse, que su voz y su acción sean tomadas en cuenta; y que sus necesidades sean atendidas.

A propósito del pasado 28 de agosto, Día Nacional de la Persona Adulta Mayor, tomemos las palabras de la feminista, Betty Naomi Goldstein que decía que “envejecer no es juventud perdida, sino una nueva etapa de oportunidad y fuerza”.

Que esta fecha sirva para reflexionar sobre el crecimiento que como sociedades podemos lograr, si garantizamos la inclusión de este grupo poblacional del que, en algún momento, seremos parte.

FUENTE:

"Economía plateada: oportunidad para el desarrollo", columna invitada, El Heraldo de México, 30 de agosto de 2022, disponible en:https://heraldodemexico.com.mx/opinion/2022/8/30/economia-plateada-...

Vistas: 36

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros para inspirarse y desestresarte

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2022   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio