Discurso en la instalación de Cap. Ciudad de México de la Fundación Gilberto Rincón Gallardo

Buenos días a todas y todos.

Es para mí un honor formar parte de éste equipo, coincidir con personas dispuestas a mantener con firmeza el compromiso de una causa: la justicia social.

Esa deuda pendiente, que tiene su origen en la forma histórica de cómo hemos entendido y ejercido el poder, una cuenta sin saldar, que se instrumenta con la desigualdad que mantenemos de modo natural en nuestro cotidiano, en nuestro hacer diario.

Justicia Social. La causa que motivo la creación de una Convención de los Derechos Humanos de las Personas con discapacidad y su protocolo, en 2008, y que hasta el día de hoy sigue motivando la organización de múltiples sectores sociales puestos en desventaja, excluidos, vulnerados en derecho y peor aún en su dignidad.

Hace 13 años el mundo entero celebraba el inicio del camino, para que las personas con discapacidad participaran íntegramente en las decisiones que les atañen, formaran parte del desarrollo, pero sobre todo para que rompieran el pernicioso ciclo pobreza/discapacidad, estuvieran plenamente incluidas y lograran que se deje de enfocar el respeto a sus derechos como una concesión o una dádiva. Parafraseando a Don Gilberto Rincón Gallardo.

EL día hoy pareciera que los retos que suscribió el Estado Mexicano en aquel entonces, están lejos de materializarse, con un orden democrático viciado que de modo histórico atiende a intereses coyunturales. Donde los ejecutivos federal y estatales, son comúnmente insensibles, ignorantes, indolentes, un poder judicial, corrupto, inoperante y hasta criminal, ante un legislativo incapaz, sin independencia, sin claridad, sin voluntad, sin compromiso. Todo ello nutrido por una clase política pretensiosa, cómoda, mezquina y nesciente.

Que no obstante, no se ha logrado filtrar del todo en el  funcionamiento del orden local, los municipios,  en donde hemos encontrado verdaderos aliados, aunque muy limitados, hemos podido generar alianzas de colaboración con bastante éxito.

La sociedad civil ha permanecido en el terreno público incrédula, prudente, dinámica, a la par que resiste, como resisten otros grupos y sectores. Uno de ellos es el movimiento feminista, que es cada vez más nutrido, con más claridad de causas, con mayores herramientas para potenciarse y dotar de elementos teóricos y líneas de intervención, y acción directa a organizaciones comunitarias, no necesariamente formales y con las cuales, compartimos intereses, uno de ellos, la inclusión total.

Esta realidad nos obliga a movernos, a multiplicar la velocidad de nuestro pensamiento crítico para trascender en la acción, nos lleva a juntarnos, a entendernos a darle sentido a la empatía, a la solidaridad, al reconocimiento y respeto de nuestras diferencias como iguales, nos lleva a trabajar de modo formal e informal en la construcción y desconstrucción de esa realidad.

Hace 12 años en éste mismo espacio, un grupo de personas se comprometieron a mantener con firmeza el principio de la igualdad como garante de la dignidad humana, y el día de hoy refrendemos ese compromiso.

Reconocemos la necesidad de encontrarnos nuevamente, de colaborar, de sumar conocimientos, esfuerzos, experiencias, de hacer frente a una realidad hostil, que suele dejar para el discurso la posibilidad de un ejercicio pleno de derechos, que, en el encuentro con aliados sin conciencia, diluye con facilidad sus causas.

Es por ello que desde la Fundación hemos sido capaces de generar acuerdos en todos los espacios de intervención, hemos agotado las herramientas democráticas y legítimas para incidir, por lo que mantendremos la coordinación permanente con otras organizaciones de la sociedad civil, con grupos, organizaciones sectoriales, educativas y con las comunidades.

Por ello el Capítulo Ciudad de México priorizará dos líneas de acción:

Con las otras organizaciones. – Para mantener y ampliar una agenda común, acciones colectivas y colaboración mutua.

En el Territorio. - Perspectiva de género bajo criterios interseccionales, diseño y adaptación de metodologías específicas para la intervención y ampliación de redes de colaboración.

Para lo cual, se desarrollarán talleres formativos y ampliaremos los grupos de colaboración sectoriales.

Mantendremos la dinámica de trabajo de implementación de diagnósticos para la atención de problemáticas socioemocionales derivadas por el COVID -19.

Conservaremos y diversificaremos los mecanismos de capacitación presencial y grupal; así como la Participación en Consejos Ciudadanos y observatorios.

Del mismo modo, mantendremos los canales de comunicación abierta con el legislativo local para fortalecer los mecanismos democráticos de creación y diseño de políticas públicas incluyentes nacientes en las Alcaldías, así como los instrumentos formales para ampliar la participación ciudadana en la toma de decisiones.

La Fundación Gilberto Rincón Gallardo está convencida de contribuir con el Gobierno de la ciudad para la transformación de la cultura pública, somos capaces de contribuir significativamente y estamos dispuestas a sumar para garantizar la inclusión y la no discriminación de la sociedad pluricultural de la Ciudad de México.

Así es como entendemos la Justicia Social, en un claro ejercicio de responsabilidades individuales, en condiciones igualitarias para materializar la democracia como forma de vida, con modelos de interacción más sanos, humanos, corresponsables, sumando capacidades y ejerciendo acciones directas porque nuestra lucha es colectiva.

Estoy convencida de que cada vez somos más personas dispuestas a organizarnos, a compartir, a deconstruir.

Agradezco la presencia de todas y todos aquí presentes en especial a:

Dana y Javier, a Lídice Yaretzi, Hermilo Pérez Cabrera Dir. De la AALAMC, a las autoridades de la Alacaldía: Xochitl y Ricardo López Gómez, a Carlos Flores Guillén, Mayra Rojas, Alberto Athié, Amalia García, Dante Alcalá y por supuesto a nuestro amigo y Enlace de la Fundación para la atención y seguimiento de acciones de la población afrodescendiente en México y hermanamiento con los pueblos africanos: JEAN PHILIBERT MOBWA.

Agradezco finalmente a mi hermana de ideas y de causas Lídice Rincón Gallardo Pavón, con quien he compartido la vida estos últimos 5 años y lo que nos falta.

Con la instalación del Capítulo Ciudad de México, ampliamos nuestras posibilidades de incidir de manera positiva en la transformación de una cultura pública incluyente.

Vistas: 27

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

Miembros

Libros sobre mujeres y finanzas

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



© 2021   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio