POBREZA Y MUJERES

Colaboración para el programa A Detalle en Global Media

09 DE FEBRERO DEL 2016

 

Las familias se han transformado, hay una nueva construcción de familias que  están alejadas de la idea patriarcal y tradicional. Muchas han tenido que asumir el sostenimiento completo de un hogar, han tenido que abandonar proyectos de estudio para trabajar y sacar a sus hijos e hijas. De pronto eso nos hace ver las carencias por las que atraviesan muchas mujeres todos los días, desde contar con el dinero suficiente para comprar lo indispensable para los alimentos, transporte, salud, educación, etc.

 

Las mujeres tenemos una desventaja histórica para la posesión de bienes, que sería uno de los principales indicadores para saber si una persona tiene o no recursos económicos. Otro es el nivel de educación, hasta qué grado de escolaridad llegó una mujer antes de tener participación activa en el sector productivo.

 

Hemos incursionado en el campo laboral desde hace varias décadas y cada día somos más las mujeres trabajando, de los 53.1 millones de personas que trabajamos en México[1], poco más de 32 millones son hombres y más 20 millones somos mujeres. Las mujeres han alcanzado una escolaridad de 10 años antes de tener su primer empleo, por lo que han concluido estudios de primaria y secundaria, lo que no les hace ganar más, y si tener que enfrentar la responsabilidad de sostener un hogar de manera total, pues muchas de las mujeres económicamente activas no tienen pareja.

 

Los datos de 2012 señalaban que de cada 10 hogares 4 tienen como cabeza de familia a la mujer, que por lo general tiene a los hijos y las viviendo con ella, lo que sin duda aumenta la responsabilidad económica para el sostenimiento integro de cada miembro de la familia. [2] Además de acuerdo a “Hombres y mujeres en México 2013” del INEGI, se advierte que en la mayoría de los hogares sostenidos por mujeres sólo se cuenta con el ingreso de ella, no hay ninguna otra aportación económica, mientras que en el caso de que los hombres son cabeza de familia es con la esposa, o la pareja con la que comparten los gastos.

 

La pobreza de las mujeres o feminización de la pobreza alcanza una escala mayor al momento en el que pretenden adquirir una vivienda , pues tiene mayores dificultades para acceder a un crédito hipotecario, hasta hace muy poco debían estar casadas, por lo que comprar una casa era complicado y mejor recurrían a rentar lo que implicaba que una buena parte de sus ingresos se fuera en ese rubro. Generalmente cuando se adquiere una vivienda por parte de una pareja, se queda a nombre del hombre, en el 90 por ciento de los casos de hogares sostenidos por el hombre las viviendas está a su nombre. A las mujeres les cuesta más esfuerzo adquirir su vivienda propia, apenas un 10 por ciento la adquiere a través de un crédito del INFONAVIT , FOVISSSTE O FONAPO.

 

Para muchas mujeres que sostienen un hogar, la idea o proyecto de seguir estudiando queda fuera de su alcance.  En los niveles de educación básica los porcentajes de niños y de niñas inscritas y que concluyen es muy similar, incluso en el nivel de bachillerato hay más mujeres inscritas que hombres. Hasta los 14 años las niñas asisten a clases más que los hombres, pero en el rango de 15 a 17 años, las mujeres dejan de asistir,  en muchos de los casos por embarazos a edad temprana. A nivel superior las mujeres también tienen mayor presencia en la matricula, pero al finalizar la carrera son los hombres los que la concluyen.[3]

 

Generalmente este fenómeno obedece            a que son las mujeres las que adquieren la responsabilidad del cuidado del hogar, hijos e hijas al formar una familia. Sin embargo no logran concluir los estudios y pueden sólo emplearse de manera parcial. 

 

A nivel de estudios de posgrado, son las mujeres las que menos concluyen una maestría o un doctorado. El Sistema Nacional de Investigadores por ejemplo de cada 100 miembros sólo 30 son mujeres.

 

Los niveles de pobreza por supuesto los vemos todos los días cuando una mujer se enfrenta a muchas dificultades para poder sostenerse ella y a su familia, para poder por ejemplo pagar el transporte, los alimentos, la educación, para tratar de sufragar los gastos básicos que se tienen para atender las necesidades, dejando de lado su propia salud, su educación, su bienestar.

 

 

 

 

Referencias bibliográficas:

 

http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/produc...

file:///C:/Users/Gloria/Documents/RADIO/DE%20GLOBAL%20MEDIA/GLOBAL%...

http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=25...

http://www.coneval.gob.mx/Medicion/MP/Paginas/Programas_BD_10_12_14...

 

 

Vistas: 26

Los comentarios están cerrados para esta entrada

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Entrada de blog de Mariela Sanchez
ayer
Entrada de blog de Angie Contreras

Segundo IGFem México

Una de las conquistas que ha logrado el feminismo en la participación en la Gobernanza de Internet…Ver más
Sep 11
Entrada de blog de Andrea Casabella

El verdadero precio de los vuelos low cost

Los vuelos low cost permiten ahorrar dinero en los pasajes aéreos, eso está más que claro cuando se…Ver más
Sep 9
Entrada de blog de Angie Contreras
Sep 4

© 2017   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio