Empiezo esta entrada con un recuerdo... el recuerdo de mala madre me acompañó largo tiempo, ya que por mis circunstancias, tenía que salir a trabajar todos los días y faltaba a muchas actividades escolares de mis hijos entre otras cosas. Con el tiempo y a través de conversaciones con mis hijos ya adultos aprendí a entenderme y reconciliarme conmigo misma y darme cuenta que fui todo lo buena que podía ser con las circunstancias que me había tocado vivir.

Las mujeres en su mayoría tenemos trabajo en casa o por cuenta ajena, además asumimos gran parte de la responsabilidad del hogar, la familia, los hijos, es decir, llevamos una gran carga y humanamente y psicologicamente esto agota a cualquiera, y el tema de la conciliación trabajo/casa sigue siendo una completa utopía.

Las mujeres no somos mujeres maravilla, tampoco necesitamos serlo, nosotras tenemos derecho a cansarnos, a decir hasta aqui!, a necesitar unos días sólo para nosotras y descansar y a no sentirnos mal por necesitar ese descanso.

Tenemos que saber que somos maravillosas tal cual somos, no tenemos que satisfacer las expectativas de nadie y debemos reconocer que somos seres humanos con limitaciones y capacidades. 

Otra cosa interesante es saber que en la vida no podemos tenerlo todo a la vez; es lo que todos pretendemos, sobre todo cuando somos jóvenes, sin embargo es imposible.

Existe un tiempo natural para todo, nuestra educación, nuestro desarrollo laboral, los hijos, la familia y cada proceso vital tiene su lugar y circunstancia en la vida. 

También entender que no todo lo que hagamos debe ser perfecto, a veces, simplemente las cosas no son perfectas y por eso no pasa nada... recordar que somos personas no máquinas.

Es muy básico reconciliarnos con nuestra esencia como seres humanos y no etiquetar nuestro comportamiento como bueno o malo, es decir, no soy mala madre porque no pueda buscar del colegio a mis hijos cada día, tampoco soy mala madre porque quiera sentarme en una cafetería a tomar algo con una amiga en lugar de estar en casa con mi familia, es una necesidad de lo más humana.

Vistas: 216

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Teresa Calvin Venero el marzo 21, 2014 a las 3:59am

Efectivamente es un sentimiento general pero recuerda que "calladitas nos vemos más bonitas".  Me gusta que lo habrás y me siento más acompañada porque yo no lo sé ocultar.

Totalmente de acuerdo contigo, hay que reinventar, reinventar y reinventarnos hasta que seamos felices con lo que somos.

Jajajajaja. Cómo adivinaste que somos hermanas????

Saludos.

Comentario de Soraya Fares el marzo 21, 2014 a las 3:47am

Hola Teresa!

Gracias por tus palabras, tienes mucha razón en cuanto a los temas tabú.. esto no se habla, pero creo que es un sentimiento general. Nosotras tenemos que reinventar el concepto de ser personas imperfectas y mamás imperfectas como cualquier ser terrenal. Lo de trabajar, estudiar y participar en temas profesionales es un plus al cual tenemos tanto derecho como cualquiera sin necesidad de pretender ser maravillosas en todo... Un abrazo (supongo que eres hermana de Claudia.... verdad??)

Comentario de Teresa Calvin Venero el marzo 21, 2014 a las 3:30am

Soraya, me uno a tu sentimiento de mala e imperfecta madre.   Afortunadamente, también, ya me estoy reconciliando con mi "imperfección" y pienso que dí TODO lo que pude dar y de la forma que lo pude hacer.

Gracias por compartir tu sentir porque de alguna forma creo que son de los "temas tabu" en éstas sociedades latinas.   "Las madres tienen que ser perfectas a pesar de ellas mismas" y desde luego que todavía no  conozco a esa madre, pero si conozco la creencia.

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Sigamos conversando en nuestras redes sociales!

 



Miembros

© 2020   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio