¿Educamos para la democracia?

 

“La ética no se dice, se muestra” Wittgenstein

Como humanidad, avanzamos día a día, rumbo a la sociedad del conocimiento concebida como aquella donde el conocimiento y el saber son los parámetros que condicionan y/o gobiernan la constitución y organización de la sociedad actual.

 

Si es así, entonces ¿Podemos afirmar que educamos  jóvenes éticos y autónomos que consolidarán en lo futuro nuestra incipiente democracia mexicana?

 

Si bien el modelo educativo en México -en el nivel de básica- se avoca en alguna medida, a la formación de educandos para la autonomía; en la práctica como padres, maestros, tutores y sociedad fallamos. No ilustramos  del todo a los educandos para la argumentación y el discernimiento.

 

El alumno, hijo o ciudadano que disiente se le ve como adversario, si no es que como enemigo. En los diferentes ámbitos, se privilegia, en muchos de los casos,  la uniformidad de pensamiento. También se premia, en no pocas veces, la sumisión.

 

Si el sentido de educar para la democracia, consiste en saber argumentar, discernir y dar sentido a las decisiones personales y colectivas; entonces las elecciones que se toman a diario en el aula, la escuela, familia y sociedad, debieran ser oportunidades inmejorables para acrecentar estas competencias ciudadanas.

 

 Las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) por sí solas, no generarán per se competencia ciudadanas; son las buenas prácticas éticas las que incentivarán esos saberes.

 

La presente campaña electoral también constituye una plataforma de oportunidades para discernir en colectivo. Revisar las plataformas digitales y redes sociales que lo diferentes partidos y políticos ofrecen, es un laboratorio digital idóneo para iniciar este ejercicio democrático. Observar los diversos perfiles de los candidatos, así como sus discursos y  propuestas ausentes o presentes; es una forma de enseñarles a debatir con argumentos sólidos e informados.

 

Educar a los internautas jóvenes, futuros ciudadanos, a tomar decisiones éticas en lo personal y en lo colectivo en la presente sociedad del conocimiento, no sólo es nuestra obligación, también es nuestro derecho.

 

Vistas: 221

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio