A lo largo de estos años he escrito en mi blog Conversaciones de Café muchas entradas relacionadas con el arte de bloguear. He decidido en este post compartir con ustedes algunas de las mismas pues siguen teniendo vigencia.

Aunque en el mundo digital -o debería decir- sobre todo en el mundo digital, hay que renovarse o morir, hay principios e ideas que siguen siendo vigentes.

Espero que les resulten de utilidad y les provoquen seguir en la "blogueada". Sobre todo, espero que les invite a disfrutar la blogósfera mucho más. 

Reflexiones sobre el gusto de ser bloguer

¿Ser blogger? ¿Eso es un hobby, un simple adjetivo, un modo de ser, un estilo de vida? ¿Todo junto? 
A un año de haber dado inicio a esta experiencia y de ver cómo ha crecido el número de blogs en la web así como de bloggers de diversas edades y géneros, no puedo evitar hacerme la pregunta. ¿Por qué resulta tan interesante escribir, participar y tener una voz en este espacio? 
La naturaleza misma de los blogs explica parte de su esencia y del perfil de sus usuarios. Un blog, o en español también una bitácora, es un sitio web periódicamente actualizado que recopila cronológicamente textos o artículos de uno o varios autores, apareciendo primero el más reciente, donde el autor conserva siempre la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente. El término weblog proviene de las palabras web ylog ('log' en inglés = diario). El término bitácora, en referencia a los antiguos cuadernos de bitácora de los barcos, se utiliza preferentemente cuando el autor escribe sobre su vida propia como si fuese un diario, pero publicado en Internet en línea. (Historia de los blogs.)
Visualizo a los blogs como una experiencia bidireccional, en la que creador y lector-usuario tienen algo que hacer y compartir juntos. Para el creador, el blog es el espacio en el que puede vertir sus ideas en cualquier momento, sin necesidad de esperar el punto de vista del editor y en donde puede escribir lo que quiera. La vigencia de su blog dependerá del gusto de sus lectores y de encontrar una comunidad de personas a quienes les interese lo que tiene que hacer, decir y comunicar. Los lectores pueden ser inclementes, duros, críticos, anónimos, conocidos, en fin, de todo tipo. A diferencia de una revista, el blogger puede interactuar con ellos, conocer sus puntos de vista e interesarse por sus ideas. Puede, inclusive, establecer un diálogo. 
Hace algunos días alguien me preguntaba con incredulidad ¿para qué escribes en un blog? Mi respuesta fue muy sencilla: porque me gusta. Efectivamente, disfruto mucho el tiempo que dedico a escribir aquí y las posibilidades creativas que brinda este espacio.  Me gusta, esta es una de las características de Conversaciones de Café, hablar de todo, de nada, con sentido y sin sentido. Me entusiasma la riqueza inventiva que representa, pueden combinarse en un mismo espacio palabras, imágenes, sonidos sobre los temas más variados. 
La misma persona me decía que me hacía la pregunta porque además de no comprender el sentido de un blog tampoco sabía navegar en este universo. Por lo que me comentó, yo pensaría que lo suyo era más bien un naufragio.  ¿Cómo ubicarle en una carta de navegación, qué tipo de brújula sería útil aquí? 
Como en muchas actividades y vivencias lo único que puede hacerse en estos casos es compartir la propia experiencia. Lo que podría decir es que accedí a la blogósfera por casualidad y de clavado directo. El día que empecé a conocer los blogs fue prácticamente el día que "construí" este cafeteado lugar. Primero seguí las instrucciones, pensé un título, y asunto arreglado: ya existía este blog.  Poco a poco me fui familiarizando con las funciones que brinda Blogger y conforme fui escribiendo, entrando y saliendo de la página, empecé a explorar a otros blogernautas.  

Para seguir leyendo haz click aquí

10 razones para abrir un blog

Con frecuencia me preguntan ¿para qué escribes un blog? ¿Quién te lee? ¿A quién le importa? ¿Cómo lo haces? En un principio trataba de defender de manera vehemente mi actividad, pero con el paso del tiempo dejé de hacerlo. Reconozco que esto de andar por la vida de "evangelista" no es lo mío y creo que la mejor manera de predicar algo es con el ejemplo.
Hoy, con la idea de responder en parte algunas de las preguntas que escucho con frecuencia, enlisto 10 razones por las que una persona podría crear un blog:
1. Para mantenerse actualizado. Si, nos guste o no, internet es parte de nuestra realidad, tengamos la edad que tengamos, y lo que aquí sucede nos afecta. Les tengo una noticia: el mundo virtual es REAL, no "de mentiritas porque está en la computadora". Aquí se llevan a cabo discusiones, suceden cosas (i.e. Wikileaks) y hay que estar al tanto.
2. Para conectarse con personas con quienes se comparten intereses personales y profesionales. En efecto, una consecuencia natural de ser bloguero es conectarse con otras personas. En mi caso, este no fue el objetivo central (ni siquiera imaginaba que pudiera suceder), pero se dio. Gracias a ello he conocido personas con talento y excelentes conversadoras, he podido hacer contactos de negocios, he sido invitada a participar en foros que me interesan (como Personal Democracy Forum en Santiago de Chile, por poner un ejemplo) y he podido aprender mucho de otras personas que están vinculadas a los mismos temas que yo.

Imagen: crunchgear.com

¿Tú, por qué sigues bloqueando? Cuéntame.

Sigamos la conversación en @LaClau 

Vistas: 81

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio