Por @roxpsicocreando

Ahí estaba yo, en un cuarto, con apenas un halo de luz. Se sentía frío y desolador. Era un cuarto de dimensión pequeña, con una puerta abierta y un librero de madera vacío. De pronto, me di cuenta que había alguien más en ese lugar conmigo. Sentí incertidumbre y en mi cuerpo se detonó esa sensación del estómago vacío, cuando vi pasar una sombra.

De inmediato me hice pequeña, me flexioné en cunclillas sobre mis tobillos, justo al lado del librero. Vi otra vez a la sombra y me dio miedo, mucho miedo. Era una sombra con forma de ser humano, oscura, gélida, sin identidad, y deambulaba serena. Y yo me preguntaba, ¿qué hace aquí?, ¿qué quiere?, ¿qué busca?, ¿qué tengo que ver yo con ella?, ¿existe alguna relación que nos una en este momento?, ¿porqué estábamos en el mismo lugar ella y yo?.

Y en esa meditación estaba, cuando algo en mi cambió vertiginosamente, y entonces me di cuenta que “esa sombra” era el miedo. Pero qué lío! Y solo porque lo viví, ahora comprendo que es posible “sentir miedo ante el miedo”.
Y luego otro cambio intempestivo me hizo ver con otros ojos, porque de pronto recordé que EL AMOR es la forma primigenia de transformar el miedo. Así lo había leído en muchos libros que a través de la existencia llegaron a mis manos, en formas causales y místicas, y justo hasta ese momento comprendí con todo mi ser lo que eso significaba.

Y fue tal el impacto de esa verdad, que en un solo movimiento sutil me puse nuevamente de pie. Sentí mucha fuerza en mis piernas, el pecho expandido, la mirada enfocada y una confianza memorable. Y entonces me sentí llena de algo cálido, que me impulsó a enfrentarme al miedo de una forma creativamente amorosa. Y así de un salto impetuoso, me fui sobre la sombra y la abracé con mis piernas y mis brazos.

Abrazándola con mucha emoción en el corazón, estaba consciente que había dejado de sentir miedo ante el miedo, y a él decía que lo amaba dándole de besos. Mi expresión efusiva de amor duró hasta que la sombra se transformó en un alegre arlequín, y comenzó a iluminarse de colores, para luego desvanecerse como el humo. Poco tiempo después desperté…lo vivido había sido un sueño!

Las sensaciones de este encuentro entre el amor y el miedo, estarán en mi
memoria corporal por el resto de mi existencia. La conclusión de mi sueño fue
una epifanía, y ha sido una guía para enfrentarme a mis miedos en la vida real.

Y hoy te lo comparto porque a partir de ese sueño he comprobado en la vida
cotidiana, que si actuamos desde el amor cualquier miedo sucumbe. Lo que
conocemos como miedo, no es otra cosa más que ausencia de amor, por esa
razón es que el miedo se siente tan desolador.

Así que la próxima vez que te sientas paralizada de miedo, simplemente conecta
con el amor, y te puedo garantizar que ese miedo –de cualquier naturaleza que
sea- de forma instantánea se esfumará.

Medítalo, tod@s necesitamos amor, y el miedo no es la excepción.

Nota Importante
Este artículo ha sido publicado originalmente en el portal de contenidos www.saludprimero.mx

Vistas: 11

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales!

 



Miembros

Última actividad

Mujeres Construyendo publicó un video

Genaro Lozano entrevista a Claudia Calvin

En Foro Global, Genaro Lozano platica con Claudia Calvin, analista de temas de género y doctora en Ciencias Sociales por FLACSO. Suscríbete aquí: http://bit....
Hace 6 horas
Liliana Mendiola Yepez ahora es miembro de Mujeres Construyendo
Hace 15 horas
La entrada de blog de Claudia Calvin Venero se mostró en una publicación
Lunes

© 2018   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio