Gracias a quien las merece. Llego a casa después de dos o tres semanas en friega loca y de pronto entiendo que debo recuperar mis placeres porque aunque vida es movimiento… tanto movimiento no es vid…

Gracias a quien las merece.

Llego a casa después de dos o tres semanas en friega loca y de pronto entiendo que debo recuperar mis placeres porque aunque vida es movimiento… tanto movimiento no es vida.

        Tengo taller, se va mi amiga (mucho más que alumna) y me quedo plena de palabras, de contenidos y sentidos que saben rico. Me clavo en mis viejos discos. Uy! Terminé escuchando el coro de los Peregrinos de Tannhäuser a las dos de la mañana… imaginen todo lo que pasó en cinco horas.

       De la Farandouris a María Ostiz, Oscar Chavez, Trova Cubana... Pum!: Verdi, Tannhäuser y de ahí pál real.

    Y no me queda más que agradecerles a mis padres.   Desde mis diez o doce años me enamoraron de la música, de la lectura, sin darme cuenta; de peroles, fiestas, sazón y cariño. Claro que heredé mañas… pero tengo tanto qué agradecerles; mucho más que la vida que me dieron... este pilón, no tiene precio.

    Tu qué heredas de tus padres?

 

 

Vistas: 96

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Contacto

info@mujeresconstruyendo.com

¡Síguenos en las redes sociales

 



Miembros

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio