1. Come más frutas. Un muy buen hábito es comer solo frutas desde que te levantas y hasta el medio día. Pruébalo unos días; te sentirás muy bien porque estarás obteniendo una buena cantidad de nutrientes al tiempo que permites a tu cuerpo depurarse.

 

2. Inicia con una ensalada. Las verduras son ricas en antioxidantes, vitaminas y minerales. Incluye siempre una ensalada de verduras crudas al inicio de la comida. Favorecerá tu digestión y te ayudará a que no comas tanto de otros alimentos.

 

3. Cereales integrales en lugar de refinados. Contienen fibra y mejor balance nutricional. Puedes reemplazar el arroz blanco por arroz integral, o el pan blanco por pan integral, por ejemplo.

 

4. Proteínas de fácil asimilación. Para cubrir tus requerimientos proteicos, bastan cantidades moderadas de semillas (nueces, almendras, cacahuate, etc.), leguminosas (frijol, lenteja, soya, haba, garbanzo, etc.) y cereales integrales (arroz integral, maiz, centeno, avena, amaranto, quinoa, etc.)

 

5. Visita  restaurantes vegetarianos. En época decembrina se duplica el consumo de animales. Si habitualmente comes fuera de casa, ubica los restaurantes vegetarianos de tu zona. Al preferir alimentos vegetales en lugar de animales, bajamos nuestra huella de carbono en un 80%, la propensión a enfermedades crónico-degenerativas en un 50%, y evitamos la muerte y sufrimiento de muchísimos animales.

 

6. Eleva el % de alimentos crudos. Procura que el 60-80% de tu alimentación esté constituida por frutas, verduras, semillas y frutos secos. El resto se compondrá de leguminosas, cereales integrales y vegetales al vapor.

 

7. Prefiere lechadas vegetales. De soya, avena, almendra, arroz o alpiste. Son libres de lactosa, caseína, colesterol y hormonas contenidas en la leche de vaca. Tienen mejor balance proteico y son de fácil digestión. No implican explotación animal y su producción requiere 10 veces menos recursos.

 

8. Compra en mercados locales. Aparte de encontrarlos más frescos, contribuyes al sustento de las comunidades rurales que producen alimentos a un bajo costo ambiental. Las grandes cadenas de supermercados recurren comúnmente a prácticas comerciales injustas con los campesinos, además de que ofrecen vegetales que muchas veces no están frescos.

 

 

9. Elige un ejercicio/deporte que en verdad te agrade. Buena parte de la desmotivación de hacer ejercicio en las personas se debe a que han elegido actividades que no les estimulan. Descubre lo que te guste hacer y hazlo con regularidad.

 

10. Has del ejercicio un estímulo, no una carga. Si te gusta caminar, camina. Si te gusta andar en bici, anda en bici. Si te gusta correr, corre. Si te gusta nadar, nada. Si te gusta hacer pesas, hazlas. Si te gusta un deporte, practícalo.

11. Disfruta los escenarios naturales. Caminatas por el bosque, subir un cerro, andar en bici por las veredas, etc. Aparte del efecto físico, es una gran experiencia emocional. Hazlo al menos una vez a la semana y sentirás pronto los efectos de esta actividad purificadora.

 

12. Alterna ejercicio aeróbico con ejercicios de fuerza. Conseguirás mejores resultados en la pérdida de peso y en la estilización de tu figura. Ejercicios aeróbicos son: correr, caminar, bici, nadar, spinning, zumba, aeróbics, tae bo, etc. Ejercicios de fuerza son: pesas, trabajo con el peso de tu propio cuerpo (sentadillas, abdominales, lagartijas, barras, etc.). Sirven para tonificar los músculos, estilizar tu figura, corregir tu postura, metabolizar las grasas y disminuir la carga de un músculo muy importante: el corazón.

 

13. Experimenta otras disciplinas. Cuando sientas que una actividad física ya no te estimula, cámbiala. Por ejemplo, quizá haciendo spinning mejoraste en tus objetivos pero de pronto te estancaste. Allí debes de incorporarte a otra actividad, por ejemplo, correr. La razón es que cuando el cuerpo se adapta a cierta actividad, deja de sentir estímulo y por consiguiente no produce cambios. La variabilidad del estímulo es fundamental.

 

14. Disfruta, agradece, bendice. Puedes colmar de bendiciones y buenos pensamientos a los lugares donde te ejercitas, a la gente que se ejercita en esos lugares y a tus compañeros de entrenamiento. ¡Llenemos nuestro entorno de armonía!

Vistas: 155

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

Comentario de Abuela, Abuela el febrero 22, 2014 a las 12:32am

Hazte Vegetarian, un placer tu respuesta y compartir a Lezaeta Acharán.

Comentario de Hazte Vegetarian el febrero 21, 2014 a las 9:37pm

Muchas gracias Abuela! Me da mucho gusto lo que me escribes. He leído tu entrada "Obsequios inolvidables", el libro de Lezaeta Acharán es también uno de mis libros de cabecera. Es una maravilla, tanto amor y conocimiento dirigido a la salud de las personas. ¡Un saludo fraterno!

Comentario de Abuela, Abuela el febrero 21, 2014 a las 8:45pm

Hola bienvenido!!. Todo lo que hable de vegetarianismo me gusta. Soy creyente de corazón. En mi blog Abuela, Abuela escribí hace tiempo una entrada, creo que se llamaba Regalos Inolvidables, donde cuento algo al respecto. Gracias por tus consejos y seguiremos en contacto.

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio