"Mas allá de las razones, un embarazo interrumpido clama por una reconciliación con la vida y con la muerte. Aunque no hayan nacido, es necesario darles su lugar dentro de la familia; reconocerlos como hijos, dándoles nombre y apellidos. Así se evita que los hijos que le siguen ocupen el lugar del muerto".

Abuela Eva Cecilia Solis Arroyo
Consejera espiritual, consteladora comunitaria y curandera mexicana.

Vistas: 276

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Mujeres Construyendo para agregar comentarios!

Únete a Mujeres Construyendo

© 2019   Creada por Mujeres Construyendo.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio